Skip to content

TOKIO 2020 I: El COI rompió la tradición

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Por Alberto Galvis Ramírez
Director REVISTA OLÍMPICA digital
Secretario de la Academia Olímpica Colombiana

Con la decisión tomada esta semana por el Comité Olímpico Internacional de posponer los Juegos Olímpicos Tokio 2020 para el año 2021 se rompió con una tradición que comenzó con el nacimiento del certamen, hace 124 años.

De acuerdo con el espíritu que motivó  la creación del COI, en 1894, que restableció los Juegos Olímpicos, a partir de 1896 se celebrarían cada cuatro años, periodo denominado “Olimpíada”. Esta decisión fue traída de los Juegos Olímpicos de la antigüedad, que se realizaban de acuerdo con el calendario Ático de la época, cada 50 lunas llenas, que, con los cambios introducidos a través de los siglos por emperadores y gobernantes se adaptó al calendario gregoriano de los tiempos modernos, para establecerse el periodo de cuatro años.

Primer Comité Olímpico Internacional, en 1984. Foto: Wikipedia

A partir de su primera celebración, con un rigor casi enfermizo, el COI prefirió cancelar, en lugar de posponer, tres Juegos Olímpicos, por esa tradición que exigía que se celebraran en el año correspondiente al ciclo que comenzó en Atenas, Grecia, en 1896. Por tal motivo canceló los de 1916, previstos para Berlín, Alemania, por la I Guerra Mundial; los de 1940, con sede en Tokio, Japón, y los de 1944, asignados a Londres, Reino Unido, por la II Guerra Mundial. En estas tres oportunidades transcurrieron tres Olimpíadas, sin Juegos Olímpicos.

Cuando terminó la I Guerra, en 1918, los siguientes Juegos, previstos para 1920, le correspondían, por derecho propio, a Berlín, Alemania. Sin embargo, el Comité Olímpico Internacional determinó castigar la responsabilidad de los alemanes en la conflagración, que costó la vida a 20 millones de personas, aproximadamente, y, no solamente le arrebató la sede, sino que le prohibió a Alemania participar en la siguiente celebración, que tendría lugar en Amberes, Bélgica, un territorio neutral, pero víctima del conflicto.

Este antecedente del COI, que hizo cumplir su ortodoxo postulado, sirvió para que en 1940, a raíz de la II Guerra Mundial comenzada por los alemanes, un año antes, se determinara no aplazar, sino cancelar la celebración programada en Tokio, Japón, que se quedó con todos los preparativos listos y con una inversión realizada.

Austeridad en Londres 1948

Londres 1948, los juegos de la postguerra.

Una vez finalizada la II Guerra Mundial, en 1945, de acuerdo con el ciclo olímpico tradicional, los Juegos se deberían reiniciar en 1948, y les fueron ofrecidos por el COI a los japoneses, quienes los rechazaron, por los efectos devastadores que tuvo el conflicto, tanto en su economía, como en el espíritu de sus pobladores, que vivieron tragedias imborrables, como las bombas atómicas lanzadas por Estados Unidos sobre Hiroshima y Nagasaki, que dejaron más de 300 mil muertos. Londres, que estaba en turno desde 1944, decidió organizarlos, aunque de manera austera,  por efectos del empobrecimiento provocado por la guerra. Los ingleses, que se han considerado como los organizadores del deporte moderno, desde el siglo XIX, realizaron una justa sencilla, sentida y triste, por las cicatrices aún abiertas, dejadas por la hecatombe provocada por Hitler y los nazis .

Los Juegos Olímpicos sufriendo algunos flagelos más, particularmente por la influencia de la denominada Guerra Fría, porque el mundo se polarizó entre las dos potencias mundiales, Estados Unidos y la Unión Soviética, con sus antagónicas doctrinas y economías capitalista y comunista, respectivamente.

México 1968 debió superar dos problemas, uno externo y el otro interno. El externo sucedió, porque muchos países amenazaron con no asistir, por miedo a los más de 2.200 metros sobre el nivel del mar de la sede, porque dicha altura amenazaba la integridad de los atletas; hubo necesidad de realizar una microolimpíada, en 1966, con competencias que se celebrarían en 1968, para demostrarle al mundo, que la altura no afectaría a los atletas.

El problema interno ocurrió semanas antes del comienzo del certamen, cuando una protesta le costó la vida, en la denominada “Masacre de la Plaza de las Tres Culturas”,  a un grupo no determinado de estudiantes, quienes se manifestaron en contra de los Juegos, por razones económicas.

Juegos aplazados un día

Münich 1972: sangriento golpe terrorista. Foto: Marca.

En Munich 1972 ocurrió un doloroso suceso, que dejó una indeleble mancha en la historia de los Juegos Olímpicos. A las 4:30 de la mañana, del 5 de septiembre, ocho palestinos, miembros del grupo terrorista Septiembre Negro, vestidos con sudaderas, saltaron la verja de la Villa Olímpica, armados con fusiles AK-47 y granadas y llegaron sin que nadie los detuviera, hasta la calle Connolly. Penetraron al bloque de apartamentos en donde se alojaban atletas de Israel, asesinaron a un entrenador y a un pesista; tomaron  a 11 israelíes como rehenes, y exigieron la liberación de 200 presos palestinos en cárceles israelíes. Luego de  varias discusiones con las autoridades alemanas, cambiaron su petición por un avión que los trasladara a El Cairo, Egipto.

Mientras esto ocurría, las competencias de los Juegos continuaron, hasta las 3:00 de la tarde, cuando se determinó suspenderlos.

A las 4:00 PM., los terroristas salieron hacia el aeropuerto militar de Fürstenfeldbruck, en donde les tendieron una trampa, y luego de un ataque militar alemán murieron los 11 atletas de Israel; los ocho terroristas palestinos, y un policía alemán.

Por estos gravísimos hechos, los Juegos Olímpicos fueron suspendidos por un día, el 6 de septiembre, durante el cual no se celebraron competencias, y sí un homenaje a las víctimas, en el estadio de Munich.

Después, en el marco de La Guerra Fría, vendrían los boicots de Estados Unidos y otros países, a Moscú 1980, por la invasión soviética a Afganistán, y de la Unión Soviética, y otros países del área comunista, a Los Ángeles 1984, como revancha por aquel sabotaje.

A partir de entonces, la presencia de la política en los Juegos Olímpicos cambió, por la caída del Muro de Berlín y el debilitamiento de los regímenes comunistas, hechos que empezaron a poner fin a La Guerra Fría.

Sin embargo, el 27 de julio de 1996, durante los Juegos Olímpicos de Atlanta, una bomba terrorista explotó en el Parque Olímpico Centenario. Dos personas murieron y otras 110 sufrieron heridas. El ataque fue generado por un terrorista estadounidense fundamentalista, Eric Rudolph, y los Juegos debieron suspenderse durante unas horas, hasta garantizar la seguridad de los atletas en la Villa y en los escenarios deportivos.

Próximo martes: ¿Cuáles fueron las razones que tuvo en cuenta el COI para aplazar un año los Juegos de Tokio 2020, en contra de su propia tradición de 124 años?

PATROCINADORES