Skip to content

Símbolos Culturales. El sombrero vueltiao llega a los Olímpicos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El sombrero vueltiao, uno de los símbolos culturales de Colombia se empezó a utilizar en las delegaciones nacionales a los certámenes múltiples, durante los Juegos Olímpicos Sidney 2000.
La decisión fue tomada por el Comité Ejecutivo del COC, que acogió una propuesta de Hélder Navarro Carriazo, jefe de Disciplina de esa delegación, inspirado en el campeón mundial gallo, el monteriano Miguel Happy Lora, quien lo empezó a lucir, desde 1985, en los momentos previos y posteriores a cada uno de sus combates. La propuesta obedeció a las críticas que se le habían formulado a la delegación nacional que participó en los anteriores Juegos, los de Atlanta 1996, por la indumentaria lucida durante la inauguración. 

El COC le encomendó a Ciro Solano Hurtado, en ese entonces presidente de la Federación Colombiana de Atletismo, de origen Caribe, como Navarro, conseguir los sombreros, que fueron fabricados por Medardo de Jesús Peña, artesano del cabildo indígena de Tuchín, Córdoba, quien desde entonces fue el fabricante de los sombreros de las  delegaciones de Colombia a los diferentes juegos del ciclo olímpico. 

El sombrero formó parte de una indumentaria más elegante que las anteriores, y llamó la atención de los asistentes a la ceremonia de inauguración, en Sidney, quienes aplaudieron de manera espontánea al equipo nacional, especialmente cuando cada integrante de la delegación levantó el sombrero para saludar al público. A partir de entonces, todas las delegaciones colombianas en los Juegos del Ciclo Olímpico, convirtieron el sombrero vueltiao en uno de sus símbolos más apreciados por la comunidad deportiva internacional.

PATROCINADORES