Skip to content

Semblanza. Saskia, la Atenea colombiana

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La esgrimista colombiana Saskia Loretta Van Erven García, bien podría ser la imagen perfecta para alguna revista de modas. Su mirada profunda; sus ojos color miel, que se plasman de inmediato en la mente de quienes la miran por primera vez; esa textura de la piel y su porte elegante y único; mezclada con esa fuerza, verraquera y perseverancia típica de la mujer colombiana hacen de ella un modelo solo comparable con Atenea, Diosa de la mitología griega, quien es la máxima exponente de la sabiduría, la estrategia y la guerra justa.

El dúctil carácter de Atenea cuadra a la perfección con el de Saskia, quien es una mujer que le ha tocado acostumbrase a las diferentes situaciones por las que ha pasado en su vida, y levantarse de cada una de las caídas que ha sufrido en este largo y duro camino del deporte.Todo eso ha hecho de la esgrimista colombiana, una mujer madura, que sabe lo que quiere y hasta dónde quiere llegar.

“La esgrima, más que un deporte y un hobby es mi vida”, así lo dice la deportista colombiana. Y  cómo no serlo, si lo lleva en la sangre. Es hija del esgrimista holandés Roy Van Erven y de Gloria García Pacheco, también esgrimista colombiana, quien conquistó la medalla de bronce en los Juegos Panamericano disputados en Cali, Colombia, en 1971, en esta disciplina y fue campeona en varias ocasiones en los Juegos Deportivos Nacionales, en representación del Valle del Cauca.

Sus padres se conocieron en una de las tantas paradas de este deporte en Rotterdam, Holanda.  Al poco tiempo Gloria se radica en ese país lejano y desconocido,  y guarda en su maleta, además del amor por Colombia y su Cali del alma, su florete (una de las tres armas que se usan en la esgrima), la careta y el uniforme blanco, para casarse con el padre de la que sería su sucesora en este deporte.

Empezó en este deporte a la edad de 6 años, bajo la orientación de su mamá, pues por su corta edad no podía pertenecer a ningún club. Saskia, antes de jugar con muñecas, lo hacía con espadas, floretes y caretas que adornaban su casa.

A los doce años ya era una promesa. Se destacó tanto en Europa, que apareció en el ranking mundial. Antes de representar a Colombia integró la Selección Valle. Se calzó el uniforme rojo para estar en los Juegos Nacionales. La experiencia que adquirió le sirvió para coronarse en varias copas del mundo Junior.

La atleta también practicó el ballet por seis años, e intentó otros deportes, pero la esgrima realmente es su pasión.

Representar a Colombia

Junto a un grupo de ex compañeros de Indervalle, Gloria, su madre, organizó un torneo infantil en el que Saskia ganó el primer lugar. Esa fue la primera vez que compitió en Colombia. Después de eso viajaba constantemente al país.

“Empecé a viajar a Colombia con mas frecuencia aprovechando que toda mi familia vive allá, y competía en casi todos los torneos de esgrima que se realizaban allí representando al departamento del Valle del Cauca. Me enojan mucho las personas que dicen que soy holandesa y que no debería de competir por Colombia. Soy tan colombiana como mi mamá. Cuando la federación de esgrima de Holanda me quitó el apoyo, ella decidió contactar a la federación colombiana aprovechando mi doble nacionalidad, realizamos todo el proceso de la certificación e inscripción y así comencé a representar al país, a mi país, aunque mucha gente no lo entienda. Después de tres años sin competir pude volver a este deporte, gracias a mi mamá y a Colombia”, Recuerda la deportista Olímpica, quien empezó a competir en el año 2008 en los juegos deportivos nacionales representando a la liga del Valle donde quedo campeona en la modalidad florete, su especialidad.

A pesar de haber nacido fuera de el país y vivido la mayor parte de su vida en el exterior, ama a Colombia como nada en el mundo, extraña su comida, en especial las arepas y los pandebonos y le encanta los frijoles. Cada que puede visita a su familia a Cali, donde disfruta cada momentos alrededor de sus seres queridos, pues como ella misma dice, “ son mi única familia, en Holanda no tengo a nadie solo a mi madre, y no conozco ni me interesa conocer a la familia de mi padre”. De la que muy poco habla.

El reto para la colombiana en Brasil será superar lo hecho en Londres, donde fue eliminada en la segunda ronda, en la modalidad florete, por la alemana Carolin Golubytskyi, quien la venció 14-9.

En el 2015 Saskia logró la medalla de plata en la Copa Mundo que se disputó en Cancún, México, certamen que hizo parte del calendario del ciclo olímpico.

También obtuvo la medalla de oro en los Juegos Centroamericanos realizados en Veracruz, México en el año 2014.

Medalla de bronce en los Juegos Suramericano de Santiago de Chile 2014.

Medalla de plata en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015.

Durante este periodo la deportista ha participado en diez Copas Mundo como preparación para el certamen olímpico.

OTROS TITULOS OBTENIDOS.

Campeona Nacional de Holanda en florete: 2011, 2012, 2013, 2014
Campeona en florete y espada de los Juegos Nacionales de Colombia: 2008, 2012, 2015
Segundo lugar en el campeonato de Europa 2006 en Poznan, Polonia
6ª posición en el campeonato mundial de junior 2006 en Taebaek City, Corea
Campeona en florete y espada en los Juegos Bolivarianos 2013 en Trujillo, Perú

Segundo lugar en los Panamericanos 2012 en Cancún, México.

Y en estos momentos se encuentra en el puesto 27 del ranking mundial, lugar que le permitió un cupo a los próximos Juegos Olímpicos de Río 2016.

PATROCINADORES