Skip to content

Semblanza. Muriel Coneo Paredes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Muriel Coneo Paredes nació en Isla Fuerte, Bolívar, el 15 de marzo de 1987, mide 1,60 m. y pesa 50 kilogramos, aproximadamente. Es la hija mayor de los seis hijos del matrimonio de Carlos Coneo y Alicia Paredes.

Sus años infantiles los pasó en los 3.5 kilómetros cuadrados de su isla, al arrullo del Mar Caribe del Golfo de Morrosquillo  y en un ambiente sano y sereno. Desde muy niña fue muy rápida y se destacó corriendo descalza sobre las suaves arenas de la playa, convertidas en pista de atletismo, por los profesores de educación física. Sus juegos de la infancia la prepararon para su deporte, porque le gustaba saltar cuerda; practicar rayuela o peregrina, como la llaman en la isla; jugar a las escondidas, que tenían una modalidad propia, porque además de encontrar al escondido debían atraparlo, y esa tarea para todos era difícil, porque ella corría muy rápido, y atrapaba a todos, y la lleva, porque su velocidad le permitía alcanzar fácilmente a sus compañeros.

Todo este ejercicio lo reforzaba con la pesca y la carpintería, actividades que aprendió de su padre, quien llegó a reconstruir la casa, hasta convertirla en un pequeño hotel turístico. Aguantaba todo el trajín, con una alimentación sana, basada en pescado, plátano, arepa de huevo, arroz con coco, yuca, langosta, caracol y cualquier creatura capturada en el mar.

En 2001, cuando tenía 14 años, Coldeportes realizó unas competencias para detectar talentos y apoyarlos, y ella fue una de las escogidas, pero debía viajar a Medellín o a Bogotá. La familia escogió la capital antioqueña, a donde llegó después de un largo viaje en lancha, carro, colectivo y bus.

Al comienzo le dio muy duro el cambio, porque aunque tenía lo esencial en la Villa Antonio Roldán Betancur, le hacía falta todo que le recordaba su niñez: la familia, la casa con techo de palma, la playa, el mar turquesa ubicado a 50 metros, el aire puro, la libertad que respiraba… Su primera modalidad fue el heptatlon, de la cual pasó al semifondo, para dedicarse por entero a estas pruebas.

Su primera participación internacional fue en 2004, cuando finalizó cuarta en los 800 metros, y sexta en los 1.500, en los Campeonatos Suramericanos celebrados en Guayaquil, Ecuador.

Un año después obtuvo su primer título, al ganar los 800 metros del Suramericano Junior, en Rosario Argentina, con un registro de 2.10.57. A partir de ese momento ha sido protagonista en los más importantes certámenes del atletismo internacional y en los de los ciclos olímpicos, en los cuales lo ha conquistado todo, menos una preciada medalla olímpica. De igual manera adelantó estudios de contaduría pública en el Politécnico Colombiano Jaime Isaza Cadavid, de Medellín.

El 18 de febrero de 2018, Muriel Coneo superó la marca nacional de los 1.500 metros, en el Istanbul Indoor Cup 2018, en Estambul, Turquía

Fue tercera, en los 800 metros, de los Juegos Bolivarianos de Armenia, en 2005; campeona suramericana de los 4×400, en el equipo nacional, en Rosario, Argentina, en ese mismo año; segunda, en la misma prueba, en Ponce, Puerto Rico, en el Iberoamericano, en 2006; segunda, en los 800 metros y en 4×400 metros, y tercera, en los 1.500, en el Suramericano celebrado en Tunja, Boyacá, en 2006; doble campeona en los Juegos Suramericanos, en los 800 y los 1.500 metros, en Buenos Aires, en 2006; segunda, en los 800 metros del Campeonato Suramericano celebrado en Sao Paulo, Brasil, en 2007; tercera, en los 1.500, en el Campeonato Centroamericano y del Caribe, en Cali, en 2008; doble subcampeona en el suramericano sub 23, en los 800 y los 1.500, en Lima, Perú, en 2008;  segunda y tercera, respectivamente, en los 1.500 y los 800, del Suramericano, de Lima, en 2009; campeona de Juegos Bolivarianos, en Sucre 2009, en el relevo de 4×400 metros, y subcampeona en los 800 metros; tercera en los 800 metros, en el  Campeonato Suramericano celebrado en Buenos Aires, en 2010; segunda, en los 1.500 metros y tercera, en los 3.000 metros con obstáculos, del Campeonato Suramericano celebrado en Cartagena, en 2013; campeona, en los 3.000 metros obstáculos y segunda, en los 1.500 planos, en los Juegos Bolivarianos, Trujillo 2013; doble campeona, en 1.500 planos y 3.000 con obstáculos, en los Juegos Suramericanos Santiago 2014; primera en los 1.500 y segunda en los 3.000 obstáculos, en 1.500 y 3.000 obstáculos, en el Suramericano de Lima, Perú.

El 2015 fue su mejor año, por cuanto fue campeona suramericana de 1.500 metros planos y 3.000 metros con obstáculos, en Lima, y campeona de los 3.000 metros, en los Juegos Panamericanos de Toronto; semifinalista en esta prueba en el Mundial de Beijing, para clasificar entre las 24 mejores del mundo. Al final del año fue reconocida por el diario El Espectador, como la Deportista del Año Afro, en nuestro país.

Desde enero de 2015 ha estado vinculada a Atletas con Porvenir, uno de los clubes de atletismo más importantes del país.

En 2016, antes de los Olímpicos de Río logró ganar los 1.500 metros y ser segunda en los 3.000 obstáculos, en el Campeonato Iberoamericano realizado en Río de Janeiro, y cerró sus actuaciones, con un vigésimo puesto, en los 1.500 metros, de los Juegos Olímpicos.

En 2017, Muriel Coneo, ahora residenciada en Londres, superó la marca nacional de los 5.000 metros, en el Mundial celebrado en la capital británica, al establecer 15.26.18.

En 2018 se consagró campeona de los 5.000 metros, en los Juegos Centroamericanos y del Caribe, de Barranquilla. Y en 2019 finalizó quinta en los 1.500 de los Juegos Panamericanos de Lima.

Su objetivo más importante en la actualidad es estar presente en los Juegos olímpicos Tokio 2020, en los 5.000 metros.

La pandemia también le cambió sus rutinas, porque, hace dos meses, cuando se dirigía a Argentina, a cumplir compromisos importantes, hizo escala en Medellín y fue sorprendida por la cuarentena decretada por el gobierno colombiano. Desde entonces permanece en la capital antioqueña, a la espera del final de las medidas restrictivas.

PATROCINADORES