Skip to content

Semblanza: El espíritu libre de Bernardo Baloyes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Comunicaciones COC

Por ese espíritu libre que lo acompaña siempre, oírlo hablar y verlo correr son cosas similares: en las dos todo fluye con especial naturalidad, antes y después de ser el uno de los grandes velocistas nacionales, en los tiempos modernos.

“El atletismo me divierte. Es un deporte muy bonito, para disfrutarlo, no para estresarse”, dice con su habitual naturalidad, quien ha sido capaz de enfrentarse a importantes velocistas del mundo y derrotarlos como si fuera sencillo. Bernardo Baloyes nació el 6 de enero de 1994, y es el mayor del hogar formado por su padre, del mismo nombre, y su madre, Yarlenis, que conforman también sus hermanos Luis Esteban y Lina María.

En este atleta, todo tiene su origen en su personalidad libre que desde niño desarrolló en Isla Fuerte, como pescador y aficionado al fútbol. “Yo era uno del montón en Isla Fuerte, un loquito que sólo sabía correr detrás de un balón de fútbol, que casi nunca lograba alcanzar. Alguna vez me vio jugar el alemán Udo Shouke, de la Fundación Ada, y se me acercó y me dijo que yo corría más que lo que jugaba, y que podía dedicarme al atletismo”.

En esos momentos, la familia atravesaba difíciles momentos por razones económicas. “Sin embargo, el espíritu guerrero de mi mamá afloró, para sacarnos adelante. Ella se fue a vivir a Medellín, de donde nos mandaba plata e implementos para estudiar”.

Corría el año 2010, cuando Bernardo se fue también a Medellín y empezó a estudiar el bachillerato en la Escuela Feliciana Botero, animado y aconsejado por su mamá, y a frecuentar la pista del estadio de Atletismo Alfonso Galvis Duque. Como era un perfecto desconocido en el deporte, este joven de 16 años, menudo y de 1.71 metros de estatura, recibió apoyo económico del señor Udo Shouke, que le permitió abrirse paso entre los atletas de Antioquia, bajo la dirección del técnico Raúl Díaz, gracias a su extraordinaria velocidad natural,.

Menos de un año después empezó a conformar las delegaciones antioqueñas a los torneos nacionales, y en el 2012 irrumpió con fuerza, en el Campeonato Nacional, celebrado en Medellín, al ganar los 400 metros planos, con 46:07, y en los 200 metros romper la marca suramericana juvenil establecida hacía 10 años por el brasileño Bruno Nascimento Pacheco, en 20s.54, al invertir 20.48,  que se convirtió, además, en nuevo registro nacional de mayores, que también le permitió quedar ese año ubicado entre los 10 primeros juveniles del escalafón mundial.

Ya metido en la élite del atletismo antioqueño recibió el apoyo gubernamental, al cual respondió a satisfacción, porque empezó una escalada de superación de la marca de los 200 metros planos, su más fuerte prueba: en 2013 establece 20.46, y logra clasificar al Campeonato Mundial, en Moscú, en el cual es eliminado en la primera serie; en el 2014 logra la medalla de plata de la 200 metros, en el Iberoamericano de São Paulo, Brasil, con 20.43, y, conforma, con 20 años de edad, el equipo colombiano de 4×400, con Diego Palomeque, Carlos Lemos y Rafith Rodríguez, que finaliza tercero en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Veracruz, México.

Convertido en una figura del atletismo antioqueño, Bernardo Baloyes se echó encima la responsabilidad de apoyar a sus hermanos, a quienes se llevó a Medellín, en donde, animados por su mamá, todos terminaron el bachillerato.

Vendrían después los Juegos Bolivarianos de Santa Marta, en noviembre de 2017, en los cuales alcanzó dos medallas de plata, en los 200 metros planos, y en el relevo de 4×00.

El 2018 ha sido el año más importante, por sus actuaciones en los Juegos Suramericanos, de Cochabamba, en los cuales logró dos medallas de oro, como parte de los relevos de 4×100 y 4×400, y una de bronce, en su prueba, los 200 metros, y en los Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla, en los que logró la medalla de oro en los 200 metros planos por primera vez para Colombia. En 92 años de existencia del certamen con una marca de 20 segundos y el mejor registro técnico del certamen lo ubicó como uno de los grandes del mundo.

En la actualidad, Bernardo Baloyes estudia gastronomía en el Cesde de Medellín, una institución para el Trabajo y el Desarrollo Humano, porque “me apasiona la comida y soy feliz cocinando, pues uno puede escoger lo que quiera y prepararlo como quiera. Por eso soy mi propio nutricionista”.

Agrega“Soy un chef internacional y voy para ´las grandes ligas´. La Universidad tiene un programa que le permite a uno escoger un país para hacer las prácticas y yo escogí a España”.

Bernardo Baloyes Navas es dueño de las marcas nacionales de los 200 metros, en las categorías Sub-15 (21:18 s), Sub-20 (20:46s), Sub-23 (20:37) y mayores (20:11). Además forma parte de los equipos que tienen los registros nacionales, en el relevo corto Sub-20 (40:08), Sub-23 (40:14) y mayores (38:97).

Tiene, además, las marcas nacionales de los 200 metros, en todas las categorías, desde sub-18 hasta mayores. Igualmente hizo parte del relevo 4×100 que impuso el récord nacional de la categoría sub-20 (40.08), en el 2011, y del equipo de mayores (38.97), en los Juegos de Cochabamba 2018.

Pero por si fuera poco Bernardo Baloyes  se conviritó en el trecer atleta colombiano en clasificarse a los proximos Juegos Olímpicos  de Tokio gracias a que en 2019 durante la edición 30 del Grand Prix Ximena Restrepo logró hacer la marca de 20.19 seguido por el brasileño Aldemir Gomes que hizo una marca de 20.32 y Jospe Hernandez de Cuba con una marca de 27.01

El reto de Baloyes ahora es más grande, ese espiritu competitivo tiene que demostrarlo en sus segundos Juegos Olímpicos, a los que ya no va a participar, sino a competir y en los que espera, como lo dice siempre, darle una alegría a Colombia. 

PATROCINADORES