Skip to content

Motivador de sueños olímpicos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El mundo será un poco mejor, al fin, en esta prueba pandémica que nos ha puesto la vida y que todos debemos superar con disciplina, respeto, juego limpio y buen ejemplo, siguiendo los valores olímpicos que desde Cali hacia el mundo se realzan, con el desarrollo de este evento de juventudes.

La nadadora vallecaucana Olga Lucía de Angulo.

Por Clemencia Anaya Maya

Vicepresidenta Academia Olímpica Colombiana 

El próximo 5 de diciembre finalizarán los I Juegos Panamericanos Junior de la historia de la organización deportiva panamericana, Panam Sports. Tras apagarse la llama, el estadio empezará a desocuparse y los recuerdos de miles de jóvenes que vinieron a representar a los 41 países de la región harán parte del tesoro silencioso que guardará para siempre el famoso “Pascual Guerrero”, un magnífico escenario, que desde hace 50 años ha visto desfilar sonrisas, ilusiones, sueños, alegrías y tristezas de hombres y mujeres, que se entregan con pasión al deporte de sus vidas.

Jaime Aparicio Rodewalt.

Dos ilustres ciudadanos de Cali, hace 50 años hicieron llenar de emoción al publico con su participación en la ceremonia de Inauguración. Olga Lucía de Angulo, una nadadora de 16 años que haría la promesa de deportiva afirmando en nombre de los atletas que cumplirían con el reglamento y respetarían el deporte sin dopaje, con auténtico espíritu deportivo para mayor gloria del deporte y el honor de sus equipos, y Jaime Aparicio, quien llevaría al máximo de emoción al público al subir por las escaleras del estadio portando la llama panamericana, hasta encender el pebetero en el momento más emocionante de la historia deportiva de nuestro país, en un evento de la magnitud continental que allí se desarrollaba.

El tiempo ha pasado y a estos dos atletas la ciudad les lleva en el alma, motivo por el cual, la noche de la inauguración vimos cómo le rindió  tributo a quienes tomaron parte de aquellos Juegos, que hoy siguen con admiración y respeto a las nuevas generaciones de jóvenes competidores.

La ventana panamericana junior se ha abierto, para acoger en adelante a miles de atletas hombres y mujeres de todo el continente. Se ha encendido en ellos el espíritu olímpico, sus ilusiones están puestas ya en París 2024 y allí veremos a muchos llegar al desfile inaugural llenos de ilusión y deseos de ser los mejores alcanzando el podio olímpico.

José Luis Echeverry, director de los I Juegos Panamericanos Junior Cali Valle 2021.

El aporte de los Juegos

La ciudad se queda con un libro grande lleno de historias, y la principal es que los Juegos Panamericanos Junior llegaron en un momento en el que todo el país estaba apesadumbrado con los conflictos sociales y los violentos momentos que los jóvenes caleños enfrentaron meses atrás. Este evento multideportivo le permitió a la ciudad volverse a encontrar en los escenarios, para compartir el amor que sienten por el deporte.

La imagen de Cali, reconocida hoy como la “La capital deportiva de América”, es más fuerte por haber enfrentado el reto de organizar este evento multideportivo, en medio de la pandemia causada por el COVID 19, con los efectos adversos que de ella se han derivado. Con éxito surge el liderazgo de su director, José Luis Echeverry Azcárate, quien ha sido definitivo para ello, en asocio con los gobiernos local, departamental y nacional. 

José Luis ha estado vinculado al deporte desde muy joven. Fue parte del Comité Organizador de los I Juegos del Pacífico, en 1995; Secretario de Deporte y Recreación de Cali, en 1998; presidente de la Federación Colombiana de Triatlón, durante 12 años; Secretario General del municipio de Santiago de Cali, en 2005; miembro del Consejo Directivo de la Escuela Nacional del Deporte, durante siete años; miembro de la Junta Directiva del Fondo Mixto para la Promoción del Deporte y la Gestión Social, y vocal del Comité Olímpico Colombiano durante tres periodos. Como gestor ha conseguido eventos multideportivos para Colombia, como los Juegos Mundiales Cali 2013 y los I Juegos Panamericanos Junior Cali 2021. Actualmente es el primer Vicepresidente del Comité Olímpico Colombiano.

Líderes como él, comprometido totalmente con el deporte, alcanzan objetivos que ofrecen oportunidades en todos los niveles de la organización, que aportan al desarrollo de una ciudad e impactan positivamente, en forma directa o indirecta, la economía de un país.

Foto: 90 Minutos.

Panamericanos Junior en lo social y en lo ambiental

Quizás uno de los temas encantadores de cualquier evento multideportivo de los últimos tiempos es lograr que la mascota de los Juegos se robe el corazón de los asistentes. Mediante una convocatoria abierta se recibieron mas de 100 propuestas, para seleccionar la ganadora que sería el coatí. Su elección fue más que acertada: fue un tributo a un pequeño mamífero omnívoro que se encuentra en toda la región de América, cuyo nombre significa “nariz alargada” y que, efectivamente, hoy todos los jóvenes hombres y mujeres que compiten en los Juegos quieren tener a su “Pana” el parcero, el amigo de los Juegos. Lo que le ha hecho más atractivo aún es precisamente que sólo lo obtienen aquellos atletas que suben al podio a recibir la medalla de oro, plata o bronce. Pero como recordatorio todos y todas las delegaciones llevarán aun más, un precioso tesoro elaborado a mano por artesanas indígenas con mostacillas multicolores, con los que elaboran colibríes, que son el recuerdo o suvenir que se ha entregado a las delegaciones de los 41 países presentes. 

El mensaje de los colibríes de hermosos colores, conocidos como los mensajeros del tiempo y el espacio es un llamado a la protección de estas especies que se han visto afectadas por el COVID 19 y que visitan el Valle del Cauca como un paraíso que, lleno de flores, les proporciona lo necesario para vivir felizmente en la región.

Vemos entonces un sutil, pero profundo mensaje de los organizadores, por proteger la biodiversidad Más allá de recolectar las basuras eficientemente es un llamado a la conciencia del entorno, el hábitat y la convivencia respetuosa del planeta tierra. 

Plaza Panamericana.

Los Juegos Panamericanos Junior en lo urbano

Por ser Cali una ciudad deportiva por excelencia, su infraestructura es amplia y reconocida por su calidad. Sin embargo fue preciso intervenir 12 escenarios deportivos y nueve en Jamundí, Yumbo, Palmira, Buga  y Calima – El Darién. Es de aplaudir el gran esfuerzo de la ciudad por cumplir, sobre todo en medio de una pandemia que exige, tanto del gobierno local como nacional, toda la atención y todo el presupuesto posible para aliviar las necesidades de la población. 

Pero aquí hay algo más por resaltar y es que el deporte es a la vez un catalizador y un instrumento para la salud mental y física de la población. Unido a los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que el mundo espera alcanzar en 2030 bajo el liderazgo de las Naciones Unidas, este evento multideportivo demuestra cómo se puede ir más allá de los resultados deportivos y contribuir a hacer el mundo mejor. 

Por supuesto que no podemos decir que Cali ha cumplido con los ODS, pero sí que ha iniciado un proceso en el que se demuestra cómo se puede aportar desde un evento de esta magnitud. Todo lo anterior será demostrable, al vincular la academia de fondo y que se desarrollen  investigaciones que midan el impacto como la base para adoptar nuevos lineamientos por medio de políticas públicas deportivas, que sean convertidas en planes de desarrollo deportivo, bien sean locales o nacionales.

En términos de desarrollo y rendimiento deportivo, los Juegos dejarán una huella enorme, los atletas hombres y mujeres habrán contribuido a inspirar la vida de cientos de miles de niños, niñas y jóvenes que se animarán a acercarse a aprender y a practicar la disciplina deportiva de su predilección. Los Juegos quedarán en la memoria de millones de personas que vieron su transmisión por televisión y por los portales y redes sociales. El mundo será un poco mejor, al fin, en esta prueba pandémica que nos ha puesto la vida y que todos debemos superar con disciplina, respeto, juego limpio y buen ejemplo, siguiendo los valores olímpicos que desde Cali hacia el mundo se realzan, con el desarrollo de este evento de juventudes.

Artículos DE LA REVISTA relacionados

PATROCINADORES