Skip to content

Memoria 2. Guevara, por segunda vez, campeón mundial

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Cuatro años después de haber ganado la primera medalla mundial de artístico, en la prueba delire, Guevara volvió a triunfar, esta vez en torneo mundial celebrado en el Coliseo El Salitre, de Bogotá.

El colombiano Edwin Guevara, medalla de oro en el Mundial de Patinaje de 1998, en danza libre, en ele ertamen realizado en el Coliseo El Salitre, de Bogotá.

Por Alberto Galvis Ramírez

Director Revista Olímpica

Secretario Academia Olímpica Colombiana

Colombia organizó el Cuarto Campeonato Mundial Juvenil y el Cuadragésimo Cuarto de Mayores de Patinaje Artístico de 1998, porque Alemania e Italia, sede y subsede originales, respectivamente, renunciaron. El Comité Internacional de Patinaje Artístico, CIPA, le ofreció en 1997 los torneos a la Federación Colombiana, propuesta que fue aceptada. 

La sede escogida fue Bogotá y el escenario el Coliseo El Salitre. El mismo año de la designación se registró el primer tropiezo importante porque la FIRS rechazó la pista del escenario escogido, el Coliseo El Salitre, por considerarla muy pequeña. Para ampliarla fue necesario tumbar las dos últimas graderías, además de removerla por completo para poner en su lugar una de cemento. 

Además de este cambio sustancial, el Coliseo El Salitre sufrió remodelaciones en los baños y los camerinos, y le fueron incorporados nuevos equipos de luces y sonido. 

El primer torneo realizado fue el de la categoría juvenil, del 5 al 8 de noviembre de 1998. Delegaciones de Argentina, Australia, Canadá, Colombia, Cuba, Chile, China Taipei, España, Francia, Alemania, Inglaterra, Italia, México, Nueva Zelanda, Portugal, Suiza, Estados Unidos, Uruguay y Ecuador, comenzaron la contienda en el remodelado coliseo de la unidad deportiva bogotana sobre una pista considerada de buena calidad, aunque todavía pequeña a pesar del arreglo.

Los favoritos eran los italianos, quienes en el anterior mundial de la categoría celebrado en Reus, España, habían ganado siete de las ocho medallas de oro disputadas. En el grupo elite europeo se destacaban Luca D’ Alisera, campeón mundial en Libre y Combinada en el último mundial; Elsa Faccioti, su principal patinador en Figuras y Combinada, y Erika Calaceci, campeona mundial juvenil en 1997. 

Sus rivales más difíciles, según apreciaciones de su técnico Mirko Manarini, eran los representantes de Estados Unidos, Gran Bretaña, Alemania, Australia y Argentina. 

El equipo júnior colombiano estuvo conformado de la siguiente manera: Juan Manuel Lemus Morales, de Bogotá, en figuras, libre, danza y pareja; Mauricio Jaramillo Peláez, de Caldas, en figuras y libre; Camilo Andrés Sepúlveda Sánchez, de Bogotá, en figuras; Lina María López Martínez, de Bogotá, en figuras; Adriana Giannina López Pulido, de Bogotá, en libre; Angélica Acevedo Díaz, de Bogotá, en libre, y Mónica María Mock-Kow Delgado, del Valle, en figuras. 

Angélica Acevedo era la colombiana con mejores antecedentes, porque en el más reciente mundial había terminado 15, en la modalidad Libre, y 27, en la de de figuras. 

El cuerpo técnico estuvo integrado por Consuelo Velasco, Mario López Toro, Jairo Antonio Suárez, Olga Mendoza de Ramírez y Félix Cárdenas Piñeros. 

Colombia, encabezado por su campeón mundial Edwin Guevara, en la ceremonia de inauguración del Mundial de 1998.

La sorpresa de Camilo Sepúlveda

Las competencias del torneo juvenil comenzaron a las 9:30 de la mañana del 5 de noviembre, frente a una escasa concurrencia de 200 personas, reunidas en las tribunas del Coliseo El Salitre.

En la disputa de la primera medalla de oro los favoritos italianos sufrieron el primer traspié al ganar la prueba de figuras la estadounidense Tracy Wilson, quien relegó al segundo lugar a la campeona mundial, Elissa Faccioti, de Italia. El bronce se lo adjudicó la alemana Costance Hossfeld. 

La mejor colombiana fue Monick Mock Kow, en el puesto 15, seguida por Angélica Acevedo, en el 16, quien mejoró su actuación del anterior mundial celebrado en Reus, España, en el cual finalizó 27.

En al segunda competencia, danza libre, la pareja de Estados Unidos, integrada por Celeste Guzmán y Logan Boggs, le dio un nuevo golpe a los italianos, al obtener la medalla de oro. El subtítulo fue para Gran Bretaña, con la dupla integrada por Viana Mac Mahon y Peter Cade, y el bronce para los italianos Mara y Alexander Punitti. 

La primera reacción italiana se produjo en la tercera competencia masculina, la de figuras, en la cual sus representantes ganaron las medallas de oro y plata. En efecto, Manuel Puliti sorprendió al campeón mundial, su compatriota Luca D’Alisera, y se adjudicó el título, mientras el candidato principal quedaba segundo. La medalla de bronce la obtuvo el argentino Luis de Mattia. 

La sorpresa de esa primera contienda del torneo fue el quinto lugar del colombiano Camilo Sepúlveda, dirigido por la primera figura colombiana, Edwin Guevara, al superar a competidores que llegaron con mejores antecedentes, como el español Jordi Ruiz, el neocelandés Jonhatan May, el suizo Raphael Egli y el estadounidense William Schoenfeld, quienes le siguieron en la clasificación. El también colombiano Mauricio Jaramillo logró, igualmente, una buena presentación en esta prueba al terminar noveno. 

Sepúlveda comenzó tercero, en la primera figura; en la segunda fue sexto; en la tercera repitió esa posición, y en la cuarta terminó octavo. Finalmente la suma de los puntajes lo ubicó en la quinta casilla.

En el segundo día de competencias Estados Unidos ganó las medallas de oro y plata de la prueba de Danza, Programa Largo, con las duplas conformadas por Julianne Hines y Shane Lashua, y Theresa Dennis y Edrick Stewart. El bronce se lo adjudicó Italia, con María Zanforlin y Federico Deglin. 

Los mayores, a la pista 

A las 9:30 de la mañana del 11 de noviembre de 1998 comenzó el Cuadragésimo Cuarto Mundial Senior o Mayores de Patinaje Artístico en el que se consagraría por segunda ocasión el bogotano Edwin Guevara.

Representantes de Colombia, Canadá, Nueva Zelanda, Uruguay, Eslovenia, Tai Pei, Australia, Argentina, Gran Bretaña, Alemania, Estados Unidos, Portugal, España, Chile, Italia, Japón, Francia, México y China, durante cuatro días disputaron las medallas en juego. 

Colombia estuvo representada por Edwin Alfonso Guevara Cabanillas, de Bogotá, en figuras y libre; Carlos Fernando Ríos Suárez, de Boyacá, en danza; César Alexander Forero García, de Bogotá, en pareja libre; Willy Augusto Trujillo Heusser, de Bogotá, en pareja libre; Ana María Neira Grajales, de Bogotá, en figuras y libre; Wendy Annia Hidalgo Vargas, de Bogotá, en figuras y libre; Pilar Andrea Delgado Ramos, de Bogotá, en pareja libre; Luisa Margarita Moya Rubio, de Bogotá, en danza; Sandra Carolina Otálora López, de Bogotá, en pareja libre, y Sandra Yanet González, de Antioquia, en figuras. 

El miércoles 11 de noviembre comenzaron las finales con la prueba de figuras damas, dominada por las patinadoras argentinas María Eva Gianastassio, quien ganó el oro, y Carolina Pogliano, la plata. El tercer lugar lo obtuvo Elke Dederichs, de Alemania. Las colombianas fueron discretas: Sandra González fue 13; Ana María Neira, 19, y Wendy Hidalgo, 26. 

Al otro día saltó a la pista Edwin Guevara, la principal figura de Colombia, para participar en figuras, prueba en la que no contaba con opción, porque sus especialidad era la danza libre. Guevara finalizó noveno en su estreno entre el grupo de 17 participantes. La prueba fue ganada por el alemán Steffan Muller, con segundo lugar de su compatriota Adrian Stolzenberg, y tercero del italiano Daniele Tofani.

La siguiente competencia fue la de parejas libre, en la cual ganaron el título los italianos Patrick Venerucci y Beatrice Palazzi, quienes fueron seguidos en el orden por Gabriela Mugica y Flavio Fissolo, de Argentina, y Laura Marzocchini y Mateo Cechetti. 

Colombia estuvo representada por las parejas conformadas por Carolina Otálora y Willy Trujillo, y Pilar Delgado y César Forero, quienes ocuparon posiciones discretas. 

Al otro día se abría la contienda con la cual Colombia soñaba por cuenta de Edwin Guevara, quien buscaría repetir la hazaña conseguida dos años antes en Mar del Plata, Argentina, en la prueba de danza libre. 

Nerviosismo general alrededor de Guevara 

«Edwin está muy bien. Se muestra sensacional en libre. En realidad va en franco ascenso. De todas formas lograr un título no es fácil, aunque con Edwin Guevara honestamente se puede», afirmó el técnico colombiano Mario López horas antes de comenzar el bogotano su participación.

Las dudas que expresaba López sobre las posibilidades del colombiano eran generales en el equipo nacional, en la federación y en la organización, por una grave lesión que había sufrido en su espalda el deportista, que lo había obligado a retirarse en 1997, poco menos de un año después de ganar la medalla de oro. 

En esa ocasión, Guevara fue sometido a la tercera intervención quirúrgica para corregir un problema en una vértebra que se había desplazado de su sitio. En ese momento el concepto de los médicos era pesimista y no le daban probabilidades de volver a las competencias. Cuando se conoció que Bogotá realizaría el mundial de 1998, Guevara se entusiasmó de nuevo con tanta fuerza que desestimó y desafió la opinión de los galenos. Sabía que con 31 años de edad aún era joven y tenía viva la oportunidad de repetir la hazaña del 96. En pos de ese objetivo, conquistar su segunda medalla de oro, regresó a los entrenamientos con la misma disciplina de siempre y con el objetivo de consagrarse en su ciudad natal. 

La competencia de danza libre comenzó con el programa corto que se celebró el viernes 13 de noviembre, en horas de la noche. En su estreno en la prueba para la cual era uno de los favoritos, Guevara empezó a despejar parte de las dudas que existían sobre su condición física. Realizó una notable presentación y terminó en el primer lugar de la clasificación, para asegurar el 25 por ciento de la medalla de oro.

La calificación promedio recibida, que osciló entre 9,4 y 9,7, le otorgó al colombiano el valor agregado de ser el último participante en el programa largo, lo que significaba que cuando saliera a la jornada final del otro día ya conocería los puntajes de sus rivales. El tercer factor que animaba a Guevara era que de terminar triunfador crecería la posibilidad de ganar otra medalla en la combinada. 

En la misma jornada fueron entregadas las medallas de las pruebas de libre y combinada, rama femenina. En la primera el oro correspondió a la italiana Cristina Bertulizzi; la plata, a la alemana Elke Dederich, y el bronce, a la estadounidense Heather Mulkey, de solo 13 años, una de las sorpresas del torneo. En la segunda ganó Elke Dederichs, de Alemania; seguida por Cristina Bertuluzzi, de Italia, y Sabrina Tomassini, también de Italia. 

El 14 de noviembre de 1998 fue el día consagratorio para Edwin Alfonso Guevara Cabanillas, campeón mundial de danza libre dos años antes y gran esperanza de Colombia en esta ocasión. 

Minutos antes de comenzar su participación se reunieron en la pista de calentamiento del Coliseo El Salitre, el deportista, los técnicos de Colombia, Mario López y Gabriel Gómez, el psicólogo y el Presidente de la Federación, Carlos Orlando Ferreira, para la última sesión práctica con destino a su participación final. El ambiente era tenso. El brillante resultado de la víspera había resucitado el optimismo en el grupo, pero aunque nadie lo decía, todos sentían temor por lo que pudiera pasar con la espalda durante la presentación. 

Majestuoso, imponente y …campeón 

“Voy a intentar el reto más grande del patinaje artístico: volver a ser campeón del mundo a una edad en la que, se cree, la curva deportiva comienza a bajar. Ya pasé la barrera de los 30 años, pero quiero demostrar que puedo dar mucho más”, dijo Guevara al diario El Tiempo, minutos antes de comenzar su participación.

A la pista del Coliseo El Salitre salió un gigante vestido de negro, elegante, imponente y plástico, y comenzó su presentación mientras los 3.000 compatriotas reunidos en las tribunas permanecían en silencio. 

En ese momento, el italiano Mauro Mazzoni había realizado un programa casi perfecto que le valió la mejor calificación, seguido por el argentino Walter Iglesias, quienes eran en teoría los más difíciles rivales del local. 

Lo primero que transmitió Guevara cuando salió a la pista para dar comienzo a su actuación fue seguridad. Luego desarrolló sus giros, sus triples y sus desplazamientos con técnica, belleza, equilibrio y madurez. El dolor desapareció durante los cuatro minutos que estuvo en la pista. Al terminar quedó en el ambiente la sensación que tendría la más alta calificación, lo que a la postre sucedió, cuando los jueces levantaron sus tabletas y le dieron un promedio de 9,6, en mérito técnico, y 9,5, en impresión artística, las más altas de todos los participantes. Inclusive el juez alemán Seeger Losth lo calificó con 10 en mérito técnico, puntaje muy extraño en un mundial de mayores. Estas fueron las notas otorgadas por los siete jurados: 

Consuelo Velandia, de Colombia: 9,8 en Mérito Técnico, y 9,6, en Impresión Artística; James Taylor, de Nueva Zelanda: 9,5 y 9,4; Florence David, de Francia: 9,9 y 9,8; Seeger Losth, de Alemania: 10,0 y 9,9; Patricia Wallace, de Australia: 9,4 y 9,3; Debbie Houston, de Estados Unidos: 9,5 y 9,2, y Rodolfo Tivoni, de Uruguay: 9,7 y 9,7. 

La medalla de plata la otorgaron los jueces al italiano Mazzoni y el bronce al argentino Iglesias. El segundo colombiano en la competencia fue Martín Hernández, quien ocupó la posición 16.

El técnico que inició a Guevara en el patinaje y lo acompañó en las dos conquistas doradas fue Gabriel Gómez, quien expresó con profundo orgullo: «En esta prueba se califica todo, se tiene en cuenta todo: la técnica, la dificultad, la parte artística, la coordinación, el aparejamiento con la música, los triples etc. Yo creo que el mérito de Edwin para ganar esta medalla estuvo en su limpieza, en la que fue diferente a los demás participantes. No se cayó, no vaciló, estuvo seguro, impecable en sus desplazamientos y en sus ejercicios». 

En la última prueba del programa, Danza Parejas, los patinadores de Estados Unidos ganaron todas las medallas. El oro, la dupla de Candi Powderly y Ronald Brenn; la plata, Melisa Quinn y Adam White, y el bronce Harriet Graham y Jeffrey Clement. 

La Combinada varones dio como resultado el título para Daniele Toffani, de Italia; la plata para Mauro Mazzoni, también de Italia, y el bronce para Adrian Stolzenberg, de Alemania. En el cómputo general Italia ganó el título del torneo. 

Artículos DE LA REVISTA relacionados

PATROCINADORES