Skip to content

Medallistas. Lorena Arenas cumplió el sueño de la marcha colombiana

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Por Fredy Pulgarín Serna

Periodista de Acord Antioquia

Toallas frías en los cuellos de las atletas, gorras heladas para calmar el sol japonés e hidratación a cada paso durante los 20 kilómetros de la marcha olímpica, acompañaron a las 58 atletas que compitieron en la tarde del 6 de agosto, dos de la mañana en Colombia, en una de las competencias más antiguas del mundo deportivo, la marcha atlética.

Por primera vez, en una prueba que se disputa oficialmente en los Juegos Olímpicos desde 1908, con competencias de 3.500 metros y 10 millas, una atleta nacida en Suramérica se subió al podio de la marcha femenina, logrando una histórica medalla de plata y la euforia colectiva para todo un país.

El viernes 6 de agosto fue el día en que una colombiana introvertida, callada y tildada muchas veces de “malgeniada” hizo historia para el atletismo colombiano. “Soy de mal genio, y eso me ha servido para mi carrera porque es un impulso. No le hago daño a nadie; la ira la utilizo para que me vaya bien, para aguantar, es un combustible de motivación”, dijo a un medio de comunicación nacional, después de la competencia.

El Parque Odori de Sapporo, en Japón presenció cómo una pequeña mujer, de escasos 1.60 metros de estatura y poco más de 46 kilos cruzó la meta en 1:29:37, a solo 25 segundos de la italiana Antonella Palmisano, la medallista de oro. Un respiro profundo, desde las entrañas, y unas lágrimas honestas con las últimas fuerzas que tenía, fue la manera como Sandra Lorena celebró después de la extenuante competencia. Marchar a menos de cuatro minutos por kilómetros golpea fuertemente el cuerpo, y mucho más cuando el atleta debe estar siempre en contacto con el suelo, pues un pie siempre debe tocar el piso mientras se levanta el otro, regla fundamental de la marcha atlética, y que desgasta, mucho más que al correr.

Lorena Arenas se consagra campeona panamericana de los 20 km., en Lima 2019. Foto: cortesía Juegos Panamericanos Lima 2019.

Desde su salida, Sandra Lorena ocupó lugares privilegiados en el pelotón de la carrera. Su paso firme demostró la gran preparación que tuvo todo el equipo de marcha colombiana, conformado por nueve atletas dirigidos por el campeón mundial de los 20 km. Marcha, en 2010, Luis Fernando López.  Para el kilómetro 16, ya la carrera se hizo larga. En diez segundos solo estaban seis marchistas, entre ellas, la colombiana que se ubicaba tercera, acercándose a la china Jiayu Yang, segunda, y con buen margen frente al resto de las atletas.

A falta de dos kilómetros, los jueces hicieron parar a Yang, dándole paso a la colombiana, que junto a la brasileña Erica Sena disputaron esa última etapa de la carrera. Sin embargo, la atleta carioca sufrió una penalización que le apartó de la competencia y tuvo que detenerse cuando estaba a punto de alcanzar a la colombiana. Con el camino despejado, Sandra Lorena terminó su prueba a solo 25 segundos de la italiana, y entró, de inmediato, en llanto.

“Siento una felicidad inmensa. No sé ni cómo describirlo. Había trabajo muy duro para esto, lo había soñado hace mucho tiempo y ahorita haberlo logrado, de verdad que es un orgullo para mí, para mi país. Gracias a todas las personas que siempre me han apoyado, a mi familia, al equipo multidisciplinario, los entrenadores”, manifestó emocionada y con una sonrisa poco común en ella.

Sandra Lorena Arenas, con sus padres, María Rudy y José Otoniel. Foto: El Tiempo.

Sandra Lorena Arenas Campuzano nació hace 27 años, en Pereira, y desde muy pequeña se trasladó al barrio Los Molinos, de Bello, municipio situado al norte del Valle de Aburrá, muy cerca a Medellín, en donde comenzó a soñar con el deporte, como estilo de vida. Antes de cumplir su mayoría de edad, Sandra Lorena ya corría pruebas de fondo, porque desconocía la marcha atlética. A sus 18 comenzó a destacarse entre las mujeres con las que competía y a ganar pruebas. Uno de sus primeros logros internacionales en 20 km. fue el segundo lugar en la Copa Panamericana de Marcha disputada en Ciudad de Guatemala, con un tiempo de 1:35:14; apenas cumplía 20 años y ya se proyectaba como una de las mejores en el mundo.

A pesar de su edad, la historia deportiva de Sandra Lorena es bastante amplia, en Tokio participó en sus terceros Juegos Olímpicos. Ya en Londres 2012 había ocupado el puesto 30, y en Río de Janeiro, el 32. El 4 de agosto de 2019, Sandra Lorena se convirtió en la primera deportista colombiana en clasificarse a los Juegos Olímpicos Tokio 2020; su marca de 1:28:03 le entregó la medalla de oro en los Juegos Panamericanos en Lima y la puso a soñar despierta.

Y ella creyó, como todo el mundo deportivo, que a partir de esa clasificación solo un año la separaban de la gran cita orbital, a  la que llegaría con su mejor nivel deportivo. Pero la pandemia la hizo esperar más de la cuenta. Dos años y dos días después, la prueba que tanto esperaba y para la cual se preparó por muchos años, hizo despertar y saltar de alegría a todo un país. La marcha le entregaba a Colombia, por primera vez en la historia olímpica, una medalla en esa modalidad.

Su última gran actuación antes del encierro total fue en el Campeonato Mundial de Atletismo celebrado en Doha, en donde ocupó la quinta posición, con un tiempo de 1:34:16, y desde ahí se mantuvo, a pesar de la pandemia. Llegó a los Juegos Olímpicos como sexta del mundo y ratificó su fortaleza y su talento deportivo, con un memorable segundo lugar.

Lorena Arenas con el uniforme de Antioquia, triunfadora en los Juegos Nacionales Cartagena Bolívar 2019. Foto: Indeportes Antioquia.

A pesar de haber nacido en Pereira, Sandra Lorena representa con orgullo los colores de Antioquia, pues por más de ocho años ha competido por la liga blanca y verde, y ha sido protagonista en diferentes eventos deportivos, como los Juegos Nacionales llevados a cabo en Bolívar 2019, en los cuales ratificó su nivel y su deseo de sobresalir en Tokio, logros que la llevaron ese mismo año a ser distinguida como la Mejor Deportista del Año 2019, destacada por la Asociación de Periodistas Deportivos de Antioquia.

Sin duda, la actuación de Sandra Lorena es tan importante para el país como para el atletismo nacional, pues hace más visible la disciplina dentro y fuera de Colombia, a pesar de ser pocos los marchistas de élite colombianos. Esta medalla seguramente hará que muchos más atletas encuentren en esta modalidad, que es una derivación de las pruebas de fondo, una oportunidad más para competir y seguir demostrando que en Colombia hay atletas de largo aliento.

Artículos DE LA REVISTA relacionados

PATROCINADORES