Skip to content

La Columna del Atleta. Los atletas olímpicos desde adentro

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 31depornal1.jpg
Por Paulo César Villar Nieto
Atleta Olímpico 2004,2008,2012. Representante de los Atletas en el Comité Olímpico Colombiano

La experiencia de competir en unos Juegos Olímpicos es algo simplemente maravilloso. Puedo decir con claridad que los atletas como actores principales disfrutan muchísimo los Juegos desde varios aspectos. Ejemplo de ello son los mensajes de las personas que los aprecian, que hacen sentir orgullosos a sus familiares y amigos cuando los ven competir, o cuando tienen la enorme bendición de gozar momentos de gloria deportiva como medallistas. Este momento durará toda la vida.

Sin embargo, hay muchos temas y circunstancias que se desconocen o que, simplemente, no se ven en las transmisiones de televisión. Cuando te conviertes en un atleta olímpico tienes que lidiar literalmente con la atención de todo el mundo. Una derrota, la presión mediática y de las personas, los mensajes negativos, la desilusión por no obtener el resultado deseado, son gran parte de las cosas que se magnifican durante un evento como este. Hoy escuchamos con mayor atención, que la salud mental de los atletas influye no solo en el resultado, sino también en su desenvolvimiento en la sociedad. La estrella del equipo de gimnasia de Estados Unidos,  Simone Biles, con apenas 24 años, quien después de convertirse en multimedallista olímpica en ediciones anteriores a Tokio 2020 se retiró de la final por equipos, indicando:  «Tengo que concentrarme en mi salud mental […]. No solo en salir y hacer lo que el mundo quiere que hagamos»[1]. Este es un claro ejemplo de que a pesar de la experiencia de ésta atleta, sus resultados y su preparación de primer nivel no pudo resolver diferentes situaciones que afectaron su participación. Ahora bien. Pensemos por un momento si fuésemos atletas o, como comúnmente la gente los identifica, deportistas, cómo actuaríamos al participar por primera vez en unos Juego Olímpicos con tanta presión; o como serían nuestros días  al ser víctimas o motivos de burla o de críticas de las redes sociales; o al recibir llamadas, correos, mensajes de WhatsApp de cientos de personas al mismo tiempo, que revisan y escrutan tu tiempo, tus decisiones y tu vida. ¿Cómo afrontaríamos eso? Seguro alguno diría que eso no es nada y que la presión es parte del mundo del deporte, tal como lo dijo el tenista Novak Djokovic: “La presión es un privilegio. Sin ella no hay deporte profesional”[2], todo en medio de la conversación sobre salud mental y el caso de la gimnasta antes mencionada. Con esto uno creería que gestiona bien la presión. Sin embargo, días después pierde el partido que le daba paso a la medalla de bronce, rompe su raqueta en una demostración de ira durante el partido; se retira sin jugar la modalidad de equipos, y, por si fuese poco, cumple sus terceros juegos sin medalla. Entonces… ¿la presión es un privilegio? ¿Todos debemos estar preparados para ella? O, simplemente, debemos reconocer que los atletas son seres humanos normales, que son sujetos de los mismos miedos y errores que cualquiera y que no por ello debemos ser tan duros en nuestras críticas.

Sea cualquiera de las posiciones que tengan los lectores, estaremos de acuerdo en que los atletas, en particular en el caso colombiano, son personajes que nos permiten sentir el orgullo patrio, la satisfacciones personales, los sueños que tuvimos de niños y los que tenemos con nuestros hijos e hija. Pero, en definitiva, debemos verlos como lo que son, unos verdaderos héroes, y que con aciertos o errores debemos esforzarnos por ser parte de una sociedad crítica, pero no destructiva, que cuando los veamos en la calle y ellos no quieran tomarse una foto o dar un autógrafo, aprendamos que eso no los deslegitima y que, por el contrario, aprendamos a reconocer que los atletas son personas normales, con sentimientos y sufrimientos.

Reconozcamos y valoremos a los atletas y ayudemos a que sigan siendo el ejemplo que necesitamos.


[1] https://www.bbc.com/mundo/deportes-57990411

[2] https://www.eltiempo.com/deportes/ciclo-olimpico/novak-djokovic-habla-sobre-renuncia-de-simone-biles-606783

Artículos DE LA REVISTA relacionados

PATROCINADORES