Skip to content

Historia 30. Río 2016: ocho medallas, tres de oro

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Al final de Río 2016, Colombia volvió a brillar, porque conquistó una medalla menos en total, que en Londres 2012, es decir ocho, pero tres fueron de oro, además de dos de plata y tres de bronce, que le permitieron al país ascender de la casilla 38, conquistada en aquella cita, a la 23, entre 207 naciones participantes, escalada no registrada por ningún otro país asistente a los Olímpicos en territorio brasileño.

Mariana Pajón, en ciclismo BMX; Óscar Figueroa, en levantamiento de pesas, 62 kilogramos, y Caterine Ibargüen, en atletismo salto triple, conquistaron medallas de oro. Yuri Alvear, en el judo, 60 kilogramos, y Yuberjen Martínez, en boxeo, 70 kilogramos, lograron medallas de plata. Finalmente, Íngrit Valencia, en boxeo, 51 kilogramos; Luis Javier Mosquera, en pesas, 69 kilogramos, y Carlos Alberto Ramírez, en ciclismo BMX, conquistaron preseas de bronce.

Mariana Pajón: primera colombiana doble medallista olímpica de oro

La antioqueña Mariana Pajón Londoño llegó a Río con la expresa intención de ganar la medalla de oro olímpica, que sería la segunda en su carrera deportiva y la convertiría en la deportista colombiana más galardonada en la historia.

Pajón comenzó su participación en Río 2016, el 17 de agosto, en la pista de Deodoro, con la prueba contrarreloj, en la que finalizó primera y avanzó a la ronda semifinal del BMX.

En medio de un calor tropical, en un hermoso escenario pintado de amarillo, por la presencia de por lo menos 2.000 colombianos, quienes  cantaron y gritaron todo el tiempo, Mariana Pajón empezó a gestar su segundo oro olímpico a las 11:00 AM., hora colombiana, con el comienzo de las tres mangas de semifinales, que ganó, la primera sobrada; la segunda, en foto finish con la estadounidense Alice Post, y la tercera, con buena ventaja, resultado que le otorgó el derecho a estar en el carril uno, considerado el de mejor posición del partidor de la final, a la cual no clasificó una de sus más difíciles rivales, la australiana Caroline Buchanan.

A la 1:00 PM., hora colombiana, 3:00 PM. hora de Río, Mariana comenzó su gesta. Sus rápidos pedalazos y el entusiasmo y el vigor la acompañaron en los siguientes 30 segundos, mientras una sola voz colombiana retumbó alrededor de la pista, durante y después de su llegada como campeona olímpica por segunda vez consecutiva, resultado que disparaba automáticamente a Colombia a una de las 30 primeras posiciones del medallero, y aún faltaba el cierre en esa misma pista.

Caterine Ibargüen: segundo oro y Colombia supera actuación de Londres 2012

En el salto triple, Colombia participó con sus dos principales exponentes: la vigente bicampeona mundial, tricampeona de la Liga Diamante y medallista de plata en Londres 2012, Caterine Ibargüen, y la medallista de bronce en los Juegos Panamericanos Toronto 2015, Yosiri Urrutia, en el Estadio Olímpico Joao Havelange, de Río.

El domingo 14 de agosto, Caterine Ibargüen ganó la medalla de oro del salto triple en Río 2016, cuarta de Colombia en los Juegos, con el valor agregado de permitir que Colombia, por la segunda medalla de oro alcanzada, apenas en la mitad de los Juegos, ya superara la actuación registrada en Londres 2012.

En su primera intervención, Ibargüen logró 14,65 metros, distancia que la ubicó parcialmente en la tercera posición, detrás de la estadounidense Keturah Orji, quien registró 14 metros y 71 centímetros, y la campeona olímpica en Londres, la kazaja Olga Rypakova. El segundo salto le representó a la colombiana el ascenso definitivo al primer lugar, con una distancia de 15,03, frente a 14,49 de Ripakova y un salto nulo de Orji. En el tercer salto emergió otra latinoamericana, la venezolana Yulimar Rojas, quien con 14,87 pasó a escoltar a la colombiana.

En el cuarto salto, la venezolana Yulimar Rojas logró un importante 14,98 y quedó a cinco centímetros de la colombiana, quien respondió en este intento con un contundente 15,17, la mejor marca de la temporada en el mundo, para no dejar dudas sobre su superioridad

En los restantes saltos, las tres posiciones del podio quedaron intactas. En el quinto intento, Ripakova mejoró un centímetro su marca, al lograr 14,74 metros; la venezolana estableció 14,66 y la colombiana, 14,76.

En el salto de cierre, nada ocurrió en las ubicaciones del podio, porque Rypakova no superó su mejor marca y la venezolana Yulimar Rojas estableció 14,95, lo que le otorgaba automáticamente, aún sin saltar, la medalla de oro a la colombiana Caterine Ibargüen.

Oscar Figueroa y su inolvidable gesta

La gloria colombiana en Río 2016 comenzó el lunes 7 de agosto, con la participación del medallista olímpico de plata en Londres 2012 Óscar Figueroa, en los 62 kilogramos de las pesas, en el coliseo seis del Complejo Olímpico de Riocentro, aledaño a la Villa Olímpica.

La competencia comenzó con cuatro de los 14 participantes como favoritos para ganar las medallas: el kazajo Farkhad Kharki, el medallista de bronce de Londres, el indonesio Eko Irawan; el medallista de plata de Londres, el colombiano Óscar Figueroa, y el actual campeón mundial, el chino Lijun Chen.

En el arranque, Kharki abrió el camino de los favoritos, al levantar 135 kilogramos. Lo siguió Figueroa, con un intento fallido, que corrigió enseguida, para alzar 142 kilos. El turno fue para el chino Lijun Chen, quien al tratar de alzar 143 kilogramos sufrió una lesión en la pierna derecha y falló, y decidió retirarse de la competencia. Entró a escena el indonesio Eko Irawan, quien no salió airoso en sus tres intentos, en 146 kilogramos.

Figueroa pidió 147 y tampoco pudo. Pero con los 142 que ya había hecho igualó con Irawan en el primer lugar del arranque, pero le ganó la posición por menor peso corporal: el colombiano registró 61,86 kilos y el indonesio, 61,91.

Luego de un descanso, los rivales de Figueroa empezaron a salir uno a uno, mientras él esperaba su turno. El primero fue Kharki, quien levantó 170 kilogramos, la misma cantidad de Irawan. Entonces Figueroa se decidió por los 172, que logró alzar, para dar un paso en favor de sus aspiraciones de obtener el oro.

Sus rivales sabían del potencial del colombiano y por eso decidieron arriesgarlo todo. El indonesio Irawan se subió hasta 176 y falló. Figueroa salió por ese mismo peso y lo levantó, para dar el segundo paso en favor de su aspiración de lograr el oro olímpico.

Y el final llegó, porque Kharky no pudo con 177 kilogramos en sus tres intentos, para resignarse con el bronce. La pelea por el oro se redujo al colombiano y al indonesio, quien salió en pos de los 179 kilogramos y fracasó en sus tres intentos.

El turno fue para un Figueroa gigantesco, quien logró levantar 177 kilogramos en envión, que le aseguraban la medalla de oro en el total. Ahí no terminó su participación, porque Figueroa quería superar la marca olímpica, establecida por él mismo en 177 kilogramos, en Londres 2012, y por eso se lanzó en pos de los 179, pero falló.

Una vez soltó las pesas, que retumbaron en el tablado del coliseo, Óscar Figueroa, con 318 kilogramos en total, rompió en llanto, se quitó los zapatos, los depositó a un costado, como indicando que su carrera llegaba a su final, y dejó escapar todos los sentimientos provocados por la gran hazaña que acababa de conquistar: a los 32 años se había convertido en el mejor deportista colombiano de la rama masculina en la historia olímpica nacional, al sumar una plata y un oro olímpicos.

Yuri Alvear: del bronce de Londres a la plata de Río

El trabajo de la judoca vallecaucana Yuri Alvear Orejuela para Río 2016 había comenzado en Londres, con el objetivo del oro. Los dos primeros años fueron de máximo de rendimiento y cosechó títulos mundiales en 2013 y en 2014.

En 2015, Yuri no dio los resultados esperados, porque fue tercera en el Mundial y en los Juegos Panamericanos de Toronto. Cuando restaban tres meses para los Juegos de Río, se consagró campeona panamericana en La Habana.

Con la serenidad y la sencillez que la han caracterizado, Yuri Alvear pisó suelo brasileño y recibió el premio de ser la abanderada de Colombia en el desfile inaugural en Río, el 4 de agosto, por los compromisos que tenía el gimnasta Jossimar Calvo, elegido semanas antes por votación de los colombianos.

El 10 de agosto fue el día señalado para la consagración de Yuri Alvear. Al comenzar la competencia, en la categoría de los 70 kilogramos pasó directamente a la segunda ronda. Su estreno fue ante la puertorriqueña María Pérez, a quien superó con facilidad para avanzar a la segunda ronda.

Entonces se encontró en semifinales con la española María Bernabeu y sin apremios la venció, para asegurar la medalla de bronce, con lo que se convertía en la segunda mujer colombiana doble medallista olímpica en la historia.

Ahora el desarrollo de los combates la puso frente  de la británica Sally Conway, a quien superó en un aguerrido combate, para asegurar la plata y alcanzar la final.

Ya había Yuri superado lo realizado en Londres, pero su sueño era el oro y con ese objetivo salió para la pelea final ante la japonesa Haruka Tachimoto. Sin embargo, un descuido la privó del oro, pero la elevó a la condición de doble medallista olímpica.

Yuberjen: plata a la valentía, al carisma y a la calidad humana

El boxeo colombiano llegó a Río con la meta de lograr que el país volviera a un podio olímpico, 29 años después de que Eliécer Julio Rocha obtuviera el bronce en Seúl 1988.

La medalla de Martínez, quien había logrado el cupo a los Olímpicos el 17 de marzo de 2016, luego de ganar la categoría de los 49 kilogramos en el torneo Preolímpico Continental, que se disputó en Buenos Aires, Argentina, se empezó a forjar el 6 de agosto, en el Coliseo de Riocentro. En el segundo combate, el 8 de agosto, se enfrentó al filipino Rogan Ladon, quien era favorito. Sin embargo, gracias a un constante ataque con ganchos cortos, el colombiano dominó y recibió un veredicto unánime favorable 3-0, con parciales de 30-27, 29-28 y 29-28. Este resultado le permitió asegurar diploma olímpico y avanzar a la tercera ronda, para disputar la medalla de bronce.

El próximo rival, el 10 de agosto, fue el español Samuel Carmona a quien logró derrotar por decisión de los jueces, luego de un combate que supo dominar en los tres asaltos. Con ello, Yuberjen Martínez aseguró la medalla de bronce y rompió el ayuno colombiano de medalla en unos Olímpicos, de 27 años, 10 meses y 11 días, luego de la medalla de bronce ganada por Jorge Eliécer Julio Rocha en Seúl 1988.

La siguiente estación de su recorrido la cumplió el 12 de agosto, cuando se enfrentó al cubano Joahnys Argilagos, campeón mundial en el año 2015,digno exponente de la fuerte escuela de boxeo de la isla y uno de los favoritos para la medalla de oro. En el primer asalto, Martínez tuvo la iniciativa desde el comienzo con un rápido y variado repertorio de golpes, que le representaron una victoria 2-1. En el segundo, no obstante las buenas intenciones del isleño, el colombiano volvió a ganar 2-1. Finalmente, conocedor de la desventaja que tenía luego de los dos primeros asaltos, Argilagos se lanzó en pos de un buen cierre, pero sucumbió al final, 2-1, aseguró la medalla de plata y el derecho a pelear por la de oro.

La final, primera del boxeo en estos Juegos y primera a la que accedía un colombiano en la historia, se celebró el 14 de agosto, a las 12:15 PM., ante el uzbeko  Hasanboyu Dusmatiov, de 23 años, quien venía de ser campeón asiático de la categoría, galardón conquistado en Bangkok, Tailandia, y de ganar los cuatro combates realizados en Río, sin perder un solo asalto. A pesar del esfuerzo hecho durante los tres asaltos, Dusmatov superó al colombiano.

Íngrit Valencia: bronce a una valiente pionera

El 12 de agosto del 2016 comenzó la carrera de la caucana Íngrit Valencia, pionera del boxeo femenino en Colombia, rumbo a la medalla olímpica, en la categoría de los 51 kilogramos de peso, cuarta de Colombia en estos Olímpicos. Ese día, en el Pabellón 6 de Riocentro se midió a la africana Judith Mbougnade,  a  quien dominó durante los tres asaltos, gracias a golpes rectos continuados que minaron a la rival, quien cayó en el tercer asalto. No obstante que Mbougnade se levantó, el juez consideró que no podía continuar el combate y determinó el nocáut técnico.

Su siguiente rival fue la tailandesa Peamwilai Laopeam, en combate que se realizó el martes 16 de agosto bajo el dominio de la colombiana –de menor estatura y alcance–, quien utilizó un boxeo inteligente y en la distancia, con jabs y rectos que le otorgaron puntos importantes en los tres primeros asaltos. En el cuarto round, Íngrit bajó un tanto la guardia, pero mantuvo por fuera de su alcance a la tailandesa, mientras dejaba que transcurriera el tiempo. El veredicto de los jueces fue unánime y contundente: 40-36, 39-37 y 39-37.

Después de este combate, apareció la siguiente rival de la colombiana, la francesa Sarah Ourahmoune –de 34 años y campeona mundial en 2008 en Ningbol (China).

Con la medalla de bronce asegurada, Íngrit Valencia subió al cuadrilátero dos días después, para buscar la medalla de plata. La colombiana y la francesa se habían enfrentado en el Mundial de 2012, realizado en Qinhuangdao, China, combate ganado por la europea, quien no obstante, en las semifinales de ese certamen perdió con la tailandesa Laopeam, derrotada por Valencia en Río. El 18 de agosto terminó el recorrido de Íngrit Valencia en el boxeo olímpico de Río 2016, división de los 51 kilogramos, al perder la semifinal ante la francesa Sarah Ourahmoune, pero se quedó con la medalla de bronce, segunda de este deporte en estos Juegos y quinta en nuestra historia olímpica.

Carlos Ramírez: el bronce que repitió la película

Tal como ocurrió cuatro años antes, en Londres 2012, la película se repitió pocos minutos después, cuando aún los dos mil colombianos reunidos en el escenario deliraban de la felicidad por el oro de Mariana Pajón y millones más celebraban en la distancia el tercer oro colombiano en Río con la última medalla, un bronce ganado por Carlos Alberto Ramírez en la rama masculina.

Como ocurrió con la femenina, a partir de las 11:00 AM. se celebraron las series semifinales, con la presencia de los antioqueños Carlos Mario Oquendo, medallista olímpico en Londres 2012, y Carlos Alberto Ramírez, el especialista con mayores progresos en los últimos años en esta modalidad.

En las dos primeras mangas, Ramírez finalizó tercero y Oquendo, cuarto, lo que permitía esperar que alcanzaran la final.

La tercera manga fue accidentada para los dos: Oquendo sufrió una caída en la primera curva y luego de incorporarse cruzó en la sexta posición y quedó por fuera, y Ramírez también se cayó con varios corredores en la última curva, se levantó y finalizó quinto, y aseguró el cupo en la final.

Diez minutos después de la serie que le otorgó a Mariana Pajón el oro en la rama femenina, se celebró la serie definitiva de los hombres, con la presencia de Carlos Alberto Ramírez, quien partió por el séptimo carril. La largada no favoreció al colombiano, pero al final de la rampa ocupaba la sexta posición. En la primera curva recortó diferencias y se ubicó quinto, posición en la cual se mantuvo hasta la última curva, en la cual lanzó un ataque que lo llevó a la cuarta casilla, a milímetros del tercero, el estadounidense Nicholas Long, a quien le lanzó un fuerte ataque en el metro final, para finalizar igualados, al ojo de los espectadores. Esto obligó a revisar el foto finish, mientras estadounidense Connor Fields obtenía el oro, y el holandés Jelle Van Gorkom, la plata. Al final el bronce le fue adjudicado al colombiano, por cinco milésimas de segundo.

Luis Javier Mosquera gana la octava medalla nacional

La competencia se celebró el 9 de agosto, y en Luis Javier Mosquera finalizó cuarto, en los 69 kilogramos del levantamiento de pesas, pero el 19, mientras se realizaban las finales del BMX,  el COI dio la noticia oficial sobre la adjudicación de la medalla de bronce al colombiano, por analítico adverso de Izzat Artykov de Kyrgyztan, quien fue tercero. Esta fue la octava y última presea nacional en su participación en Río.

Mosquera, de 21 años de edad, compitió el 9 de agosto en la competencia de su división, en la cual se hicieron presentes los 12 mejores exponentes del mundo.

El colombiano subió a la plataforma para levantar 150 kilos, pero falló en el primer intento y lo resolvió en el segundo. Luego alzó 155 kilos, para superar su récord panamericano de 150.

Allí salió el norcoreano Hyok Kim. Falló el primer intento, en 157, resolvió bien en el segundo intento y buscó ampliar la ventaja a 161, pero no pudo, así que en el arranque quedaron con dos kilos de diferencia a favor de Kim.

La pelea por el oro fue entre el turco Daniyar Ismayilov y el chino Zhiyong Shi. Ismayilov empezó en 181, pasó a 185 y completó el ejercicio en 188, para sumar 351 y esperar a Shi, quien se reportó con 190 para tener un total de 352 y quedarse con la medalla de oro.

Pero mientras la pelea por el oro avanzaba, la del bronce también. El primero de los tres fue Izzat Artykov de Kyrgyztan, con 181, quien parecía no entrar en la pelea. Por eso, Luis Javier se preocupó de Kim. El colombiano levantó 183, ya le tenía seis a Artikov y esperaba a Kim, quien estaba en 188. Kim y no pudo con el primer 188, por eso Luis Javier se subió a 189, para forzarlo, pero de nuevo, en medio de ellos, apareció Artikov para sorprender, con 188 y quedó un kilo delante de Mosquera. El total marcaba 339 para el kirguiso y 338 para el colombiano. Kim salió en su segundo intento por el 188 y no pudo.

Entonces Luis Javier intentó 189 kilos, pero, infortunadamente en su segundo intento. Se subió a 190 y tampoco logró levantarlos. Allí perdió la medalla, quedó cuarto, a un kilo de porque Artikov. Después vendría la noticia de su medalla de bronce, por positivo adverso de Izzat Artykov, de Kyrgyztan.

Artículos DE LA REVISTA relacionados

PATROCINADORES