Skip to content

Historia 29. Nueve medallas, en Londres 2012

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Para los Juegos Olímpicos Londres 2012, Colombia incrementó considerablemente la cantidad de atletas respecto a las anteriores participaciones, al lograr 105 cupos, de los cuales asistieron 104, es decir, 37 más que los presentes en la anterior celebración, la de Beijing 2008.

En Londres, Colombia dio un gran salto en el balance al obtener inicialmente ocho medallas, una de oro, con Mariana Pajón, en el BMX; tres de plata, con la atleta Caterine Ibargüen; el pesista Oscar Figueroa, y el ciclista Rigoberto Urán, y cuatro de bronce, con el taekwondista Oscar muñoz; la judoca Yuri Alvear; la luchadora Jackeline Rentería, y el ciclista de BMX, Carlos Mario Oquendo. Ocho años después, la cifra total de medalla subió a nueve, al serle adjudicada una presea de bronce a la pesista Ubaldina Valoyes, quien terminó sexta, por dopaje de tres de las rivales que le ganaron.

Colombia, encabezada por la medallista de oro, Mariana Pajón, al frente, en el desfile de los Juegos de Londres 2012. Foto: Lars Baron/Getty Images.

Esta fue la nómina nacional en Londres 2012:

Oficiales:

Misión: Ciro Solano Hurtado, jefe de Misión; Gustavo Villegas Restrepo, subjefe; Rafael Lloreda Currea, tesorero; Hélder Navarro Carriazo, jefe de Disciplina; Héctor Vélez Uribe, administrativo, y Santiago Botero, representante de los Atletas.

Equipo de Ciencias Aplicadas: Mauricio Serrato Roa, jefe Médico; Gustavo Adolfo Castro Vargas, médico Ortopedista; Carolina Caicedo Hernández, fisioterapeuta; Juan Carlos Quiceno Noguera, médico; Carolin Ávalos Ardila, fisioterapeuta; Ana Cristina Pazos Ochoa, fisioterapeuta, Winston Tobón Ochoa, médico Ortopedista, y Rafael Zabaraín Pinto, psicólogo.

Equipo Técnico Metodológico: Antonio Arias Chaparro, director Deportivo; Eduardo González Restrepo, metodólogo de Combate; Diego Toro Castillo, metodólogo de Arte y Precisión; Andrés Duque, metodólogo de Tiempo y Marca, y Luis Alveiro Quiroz Meneses, metodólogo Deportes de Pelota.

Comunicaciones: Alberto Galvis Ramírez, director; Jairo Giraldo Jiménez, attaché de Prensa, y Julio César Sandoval Silva, periodista.

Atletas

Arquería Recurvo: Daniel Pineda y Ana María Rendón.

Atletismo: Brigitte Merlano y Lina Flórez, 100 m. vallas; Elieceth Palacios, Alejandra Idrobo, Darlenys Obregón y Nelcy Caicedo, relevo 4×100 m.; Yomara Hinestroza, 100 m. planos; Lina Flórez, 100 m. vallas; Norma González, 200 m. planos; Jennifer Padilla, 400 m. planos; Princesa Oliveros, 400 m. vallas; Rosibel García, 800 m. planos; Ángela Figueroa, 3.000 m. obstáculos; Sandra Lemus, impulsión de bala; Ely Johana Moreno, lanzamiento de martillo; Flor Denis Ruiz, lanzamiento de jabalina; Caterine Ibargüen, salto triple; Yolanda Caballero y Erika Abril, maratón; Arabelly Orjuela, Ingrid Hernández y Lorena Arenas, marcha 20 km.; Dayron Márquez, lanzamiento de jabalina; Isidro Montoya, 100 m. planos; Diego Palomeque, 400 m. planos; Rafith Rodríguez, 800 m. planos; Paulo César Villar, 110 m. vallas; Juan Carlos Cardona, maratón; Luis Fernando López, James Rendón y Éider Arévalo, marcha 20 km.; Wanner Miller, salto alto, y Freddy Hernández, marcha 50 km.

Boxeo: Jeisson Monroy, 80 kg.; César Villarraga, 64 kg., y Eduard Marriaga, 60 kg.

Ciclismo: Mariana Pajón, Andrés Jiménez y Carlos Mario Oquendo, BMX; Laura Abril, cross country; Leonardo Páez, MTB; María Luisa Calle y Juan Esteban Arango, ómnium; Diana García y Juliana Gaviria, velocidad equipos; Fabián Puerta, keirin; Arles Castro, Edwin Ávila, Weimar Roldán y Kevin Ríos, persecución equipos, y  Rigoberto Urán, Fabio Duarte y Sergio Luis Henao, fondo y CRI.

Esgrima: Saskia Van Erven García, florete individual.

Ecuestre: Daniel Bluman y Rodrigo Díaz, salto.

Fútbol: Lady Patricia Andrade, Caterine Natly Arias, Natalia Ariza, Darly Estefany Castaño; Julieth Paola Domínguez, Natalia Gaitán, Tatiana Ariza, Daniela Montoya, Kellis Johana Peduzine, Hazleydi Yorello Rincón, Carmen Elisa Rodallega, Liana Milena Salazar, Sandra milena Sepúlveda, María Catalina Usme, Oriánica Velásquez, Melissa Ortiz, Ingrid Julieth Vidal y Ana María Montoya.

Gimnasia artística: Jessica Gil y  Jorge Hugo Giraldo, general aparatos.

Judo: Yadinis Amaris, 57 kg. y Yuri Alvear, 70 kg.

Pesas: Rusmeris Villar, 53 kg.; Lina Rivas y Jackeline Heredia, 58 kg.; Ubaldina Valoyes, 75 kg.; Carlos Berna y Sergio Rada, 56 kg.; Oscar Figueroa, 62 kg., y Doyler Sánchez, 69 kg.

Lucha: Carolina Castillo, 48 kg.; Jackeline Rentería, 55 kg., y Ana Talia Betancur, 72 kg.

Natación: Carolina Colorado, 100 y 200 m. espalda; Mateo de Angulo, 400 m. libres; Omar Pinzón, 100 y 200 m. espalda y 200 m. mariposa.

Clavados: Sebastián Villa, plataforma 3 m., y Víctor Ortega, plataforma.

Taekwondo: Oscar Muñoz,  58 kg.

Tenis: Santiago Giraldo y Alejandro Falla, Individual: Juan Sebastián Cabal y Alejandro Falla, dobles.

Tenis de mesa: Paula Medina, individual.

Triatlón: Carlos Javier Quinchará, olímpica.

Tiro: Danilo Caro, fosa olímpica.

Vela: Andrey Quintero, lasser, y Santiago Grillo, tabla vela.

El 27 de julio se celebró la ceremonia de inauguración de Londres 2012, en el estadio Olímpico, con la presencia de 80.000 espectadores y una audiencia de 900 millones de televidentes, una de las más altas cifras de estas aperturas en los Juegos Olímpicos y la más grande en el Reino Unido y en Estados Unidos.

El ciclista Rigoberto Urán cruza la meta como segundo, en la prueba de ruta de Londres 2012, para obtener la medalla de plata, primera de Colombia en esos Juegos. Foto: Getty Images.

La “descalificación” anticipada de Urán

Mientras todos disfrutaban del final de la ceremonia de inauguración, la delegación colombiana recibía la noticia que el ciclista Rigoberto Urán no había sido mencionado en la lista de participantes en la prueba de ruta, que se realizaría al otro día, temprano, lo que podría significar que podría no estar inscrito. Una vez hechas las pesquisas se confirmó que no estaba inscrito, pero por un error de la organización, que se logró subsanar media hora antes de comenzar la carrera.

Ese sábado 28, Urán se consagró en la prueba de ruta sobre 250 kilómetros, que se disputó en el Mall, una avenida del centro de Londres, en un recorrido que comenzaba en uno de los lugares más tradicionales de la capital británica, unos metros adelante del Palacio de Buckingham y al lado del Hyde Park, una de las más grandes y concurridas zonas verdes de la ciudad.

La tripleta colombiana debía medirse a unos rivales que conformaban la élite del ciclismo mundial, lo que no permitía abrigar muchas esperanzas de medalla.

Sin embargo, cuando eran menos los kilómetros para la meta que los recorridos, el paisa Rigoberto Urán se involucra en una fuga con 20 corredores más. Surge una ligera expectativa. Eran muchos y muy buenos, para pensar que Urán pudiera alcanzar una medalla. Sin embargo, a 10 kilómetros de la meta, Urán se escapa solitario con el kasajo Alexandre Vinokourov, con quien trabaja de manera coordinada para lograr una ventaja, que aunque no parecía suficiente para darle confianza, sus perseguidores no lograban disminuir, a medida que se acercaba el final del recorrido. Finalmente, Urán es segundo y gana la primera medalla colombiana en los Juegos.

Oscar Albeiro Figueroa Mosquera celebra la obtención de la medalla de plata, en el levantamiento de pesas, categoría de los 62 kilogramos, en Londres 2012. Foto: Lars Baron/Getty Images.

Angustia y medalla para Oscar Figueroa

Oscar Figueroa llegó a los Juegos Olímpicos de Londres, como candidato a una de las medallas del levantamiento de pesas, en los 62 kilogramos.

El 30 de julio, Figueroa comenzó su participación en el arranque, alzando 137 kilogramos; luego, 140, y en los 142 se quedó, para finalizar en esta modalidad en la tercera posición, detrás del norcoreano Kim Un-Guk y del indonesio Irawan Eko, en ese orden.

Con la esperanza y la fe de lograr el oro, pero con una desventaja matemática luego del arranque, Figueroa salió para el envión, pero con una arriesgada estrategia que estuvo a punto de dejarlo por fuera del podio.

Con su entrenador, Oswaldo Pinilla, habían establecido comenzar en 170 kilogramos, pero mientras avanzaba la prueba y sus más fuertes rivales superaron este tope, decidieron subir su comienzo a 177 kilogramos, que estaba por encima de la marca olímpica actual. Una vez el coreano del norte Kim Un Guk, a la postre ganador del oro, estableció nuevas marcas mundial y olímpica y terminó su participación, Figueroa se lanzó en pos de ese registro, pero fracasó en sus dos primeros intentos. Pero Figueroa sabía qué se estaba jugando en su vida, y se llenó de valentía, para salir a escena y agotar la opción que le quedaba: si fracasaba terminaría en cero en el envión y finalizaría su participación con los 142 kilogramos del arranque, como total, es decir, sería el último en su división.

Una vez en el tablado, Figueroa levantó los 177 kilogramos, nueva marca olímpica, que igualaron el registro total del indonesio Irawan Eko, con 317 kilogramos, pero por menor peso corporal se hizo acreedor a la medalla de plata.

La colombiana Yuri Alvear explota de emoción, al lograr al medalla de bronce, en los 70 kilogramos, del judo de Londres 2012. Foto: Jamie Squire/Getty Images.

La fortaleza espiritual de Yuri Alvear

El recorrido de Yuri Alvear en los 70 kilogramos del judo de los Juegos Olímpicos de Londres tenía como el más cercano antecedente, una medalla de plata en el Campeonato Panamericano celebrado ese año,

Yuri comenzó su participación en Londres frente a la brasileña María Portela, a quien venció  por ippon, en dos minutos y cuatro segundos, resultado que la llenó de confianza. En octavos de final se midió a la angoleña Antonia Moreira, a quien también superó por ippon, a 23 segundos del tiempo reglamentario. Después vendría su único sinsabor de los Juegos, en cuartos de final, en su enfrentamiento con la francesa Lucie Dacosse, actual campeona mundial y número uno del ranking, con quien cayó en solo 10 segundos, y perdió las opciones del oro y de la plata, aunque aún quedaba la del bronce. Para llegar a la medalla de bronce, Yuri Alvear debió superar dos rondas de repechaje. El primer combate, ante la eslovena Rasa Sraka, cuarta cabeza de serie del torneo, a quien le ganó, a los tres minutos y 46 segundos, pero quedó fuertemente resentida, por golpes extras recibidos de su rival.

Para ganar la medalla de bronce, Alvear venció a la china Fei Cheng, sexta del ranking mundial, con quien había perdido sus dos únicos enfrentamientos, y se volvía a medir a ella. El combate, celebrado el 2 de agosto, fue parejo y llegó hasta el final de los cinco minutos reglamentarios, pero Yuri lo ganó, por waza-ari y yuko, es decir, por la puntuación de los jueces.

Caterine Ibarguen, durante su participación en el salto triple, de Londres 2012, prueba en la cual logró la medalla de plata. Foto: Adam Pretty/Getty Images.

La casta de Caterine Ibargüen

Caterine Ibargüen también debió luchar y sufrir para obtener la medalla de plata, en el salto triple de Londres 2012. Era una de las favoritas, con Olga Rypakova, de Kazahistán y Olga Saladuha, de Ucrania, y así se comportó durante la competencia.

En los días anteriores a los Juegos Olímpicos, Caterine Ibargüen demostró estar psicológicamente preparada para la prueba, aunque presentó una molestia en la parte posterior de la pierna izquierda.

La actuación de Caterine Ibargüen, ese 5 de agosto, el mismo día en el que 20 años antes, la también atleta paisa Ximena Restrepo lograra la primera medalla olímpica de una mujer colombiana, en los 400 metros de Barcelona 1992, fue histórica. Al final de la ronda de clasificación estableció un  guarismo de 14.42, para terminar cuarta. En ese momento, Rypakova había logrado el 14,98 metros, con el cual ganó la medalla de oro, registro tres centímetros superior a la marca de la colombiana, obtenida en el Grand Prix Ximena Restrepo, en Medellín, en febrero de 2012.

Ibargüen logró escalar hasta la segunda posición, con 14.67, antes del último salto, pero en su cierre, la ucraniana Olga Saladuha la aventajó, con 14.79, y le quitó parcialmente la medalla de plata.

En el último intento, Caterine Ibargüen consiguió 14.80, es decir, un centímetro más que Saladuha, para recuperar la medalla de plata que tenía en ese momento embolatada.

El colombiano Oscar Munoz Oviedo, durante el combate que le representó la medalla de bronce, en taekwondo, en Londres 2012. Foto: Hannah Peters/Getty Images.

“El Pollo Tapao” de Valledupar

Oscar Muñoz Oviedo, joven de 19 años, comenzó su participación en los 58 kilogramos, con una victoria sobre el argelino Yamine Mokdad, 8-1.

Luego salió al escenario para enfrentar a Al Kabati Tameen, de Yemen, y lo superó, 14-2. El turno le correspondió al español Joel González, de 23 años, doble campeón mundial, en 2009 y 2011, y doble campeón de Europa, en 2010 y 2012, quien lo aventajó desde el comienzo ylo relegó a la búsqueda del bronce.

En su enfrentamiento del repechaje ante el tailandés Pen-Ek Karaket, Oscar Muñoz, a lo largo del combate mantuvo el control y el puntaje a su favor, aunque en el último segundo, un error propio de su juventud estuvo a punto de privarlo del bronce. Acumulaba 6-4, en su favor y Muñoz atacó, y en el último segundo su osada actitud le costó un supuesto toque en un costado del protector de la cara, que fue anotado por el juez como válido. En un suspiro, el juvenil de Valledupar había perdido la medalla, 7-6. Sin embargo, Álvaro Vidal, su entrenador sacó la última carta: una tarjeta que había adquirido y no usado durante todo el campeonato, para pedir revisión del video, que permitió definir el bronce a su favor.

Jackeline Renteria Castillo celebra su segunda medalla olímpica, bronce, en la lucha, 55 kilogramos, en Londres 2012. Foto: Quinn Rooney/Getty Images.

La jerarquía de Jackeline Rentería

Jackeline comenzó su participación en la primera ronda ante la norcoreana Han ko, a quien venció 3-1. Luego, en cuartos de final superó a la ecuatoriana Silette Antes Castillo, también por 3-1. Después vino el combate por la semifinal, ante la canadiense Tony Verbeek, con quien cayó 3-0 y perdió la opción del oro y la plata.

Para buscar esta presea se enfrentó a la ucraniana Tetyana Lazareva, con quien llegó al último asalto, 1-1, que fue extremadamente parejo, hasta el extremo de ser definido por una balota, que señaló el último movimiento de las dos contendoras. Jackeline extrajo la roja, es decir, perdió, y quedó sometida a una postura física de desventaja, con la pierna alzada, lo que implica una alta vulnerabilidad, y de la cual muy pocos luchadores salen ganadores.

En el último movimiento, Jackeline Rentería sacó su casta. La Lazareva empezó a empujarla hacia la zona de color rojo, para marcar el punto de la victoria. Cuando todo parecía perdido, Jackeline hizo un giro, le ganó la espalda y marcó los dos puntos que le dieron la victoria, 3-1, y le hicieron acreedora al bronce, sexta medalla de nuestro país estos Juegos y la segunda de una mujer colombiana en la historia.

Mariana Pajón celebra el triunfo en el BMX, de Londres 2012, que le representó a Colombia su segunda medalla de oro en la historia olímpica. Foto: Clive Brunskill/Getty Images.

Mariana Pajón: el oro que le faltaba a Colombia

El 10 de agosto, cuando comenzó la programación del BMX existía en Colombia la convicción que las seis medallas acumuladas ya eran una hazaña, porque el máximo número que se habían alcanzado en unos Juegos era de tres, en el lejano Munich 1972. Pero también se tenía el secreto anhelo de ganar ese esperado oro, que premiara el trabajo realizado y lograra ubicar al país en una mejor posición.

Ese compromiso tenían los bicicrossistas, Mariana Pajón, Andrés Jiménez y Carlos Mario Oquendo, en especial la primera, que era considerada la más fuerte candidata a obtener esa anhelada y necesaria medalla de oro.

Mariana Pajón fue la mejor siempre. Su demostración más contundente la dio en las tres series semifinales, que ganó, con buena diferencia sobre sus rivales. ¿Cuál era el temor? Un accidente, propio de este tipo de competencias, que borrara el inmenso e incuestionable favoritismo. Pero todo se conjugó para que ganara de principio a fin, y registró un tiempo de 37.706.

Carlos Mario Oquendo Zabala, durante su participación en el BMX masculino de Londres 2012, que le representó el bronce. Foto: Bryn Lennon/Getty Images.

Carlos Oquendo: el mejor cierre para Colombia

Aún se celebraba el oro de Mariana, cuando sonó la pistola de la última prueba de BMX, en la rama masculina. Dos colombianos se habían alineado en la final: Andrés Jiménez y Carlos Mario Oquendo. Jiménez era quien tenía mejor chance, por su trayectoria y por sus resultados en la competencia.

Oquendo llegó a la final, luego de clasificar 14 en la primera serie; cuarto, en cuartos de final, y cuarto, en semifinales.

Jiménez fue quinto en su primera serie; tercero, en la segunda, y cuarto en la semifinal, es decir, logró un superior balance que su compatriota Oquendo.

Sin embargo fue Oquendo quien pudo sacar partido de una mejor ubicación y de la suerte que no acompañó a Jiménez, quien se rezagó en la mitad del recorrido, tras una caída en la cual estuvo involucrado.

Oquendo fue una tromba, porque afrontó el compromiso con especial entrega y coraje, e impulsado por la hazaña que había logrado su paisana y compañera Mariana, minutos antes.

Ocho años después, bronce de Ubaldina

Ubaldina Valoyes llegó a Londres como la mejor de América y una de las grandes del mundo, con una alta opción de obtener medalla en Londres. Había ganado ganó oros en los juegos Suramericanos, Centroamericanos y del Caribe y Panamericanos. Nadie le ganaba. Era muy respetada.

Hasta los Juegos Olímpicos Londres 2012 llegó como campeona Panamericana, en la categoría de los 69 kilogramos, es decir, como la número uno del continente americano. Decidió cambiarse de 75 a 69 kilogramos. Se preparó para Londres 2012 con mucha dedicación y disciplina, pensando en retirarse en lo más alto, en el podio. Pero el destino puso a la mejor de este lado del mundo a ser sexta en los Juegos Olímpicos Londres 2012. Este resultado le causó frustración y con ella se retiró años después.

Sin embargo, en 2020 No entendía qué me había pasado, porque había hecho bien el trabajo, pero los resultados no habían sido los esperados.

Ubaldina Valoyes

La novena medalla en Londres 2012 la obtuvo Colombia ocho años después, cuando su ganadora, la pesista Ubaldina Valoyes, ya se había retirado del deporte activo. En los Juegos Olímpicos de Londres 2012, Ubaldina levantó, en la categoría de los 69 kilogramos, 246 kilos (111 en el arranque y 135 en el envión) para finalizar en la sexta casilla y obtener su tercer diploma olímpico, luego de los obtenidos en Atenas 2004 y Beijing 2008.

Sin embargo, ese sexto lugar se transformó hoy en el tercer lugar y la hace merecedora de la medalla de bronce. Durante los años siguientes, el Comité Olímpico Internacional adelantó una tarea de rastreo a las pruebas de orina entregadas por los medallistas olímpicos y detectó dopaje en las bielorrusas Maryna Shkermankova y Dzina Sazanavets, cuarta y quinta, respectivamente, por lo que la colombiana ascendió a la cuarta casilla. Poco después, en noviembre de 2020, la rumana Roxana Cocos, segunda, también resultó positiva, por lo cual la kazaja Anna Nurmukhambetova, tercera, accedió al segundo puesto y Ubaldina ascendió al tercero, para asegurar la medalla de bronce.

Artículos DE LA REVISTA relacionados

PATROCINADORES