Skip to content

Historia 26. María Isabel Urrutia, primer oro olímpico de Colombia, en Sidney 2000

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Por Alberto Galvis Ramírez

Director Revista Olímpica. Secretario Academia Olímpica Colombiana

Por segunda vez en la historia, los Juegos Olímpicos se realizaban en la antípoda del planeta, Australia, allí mismo en donde Colombia fue una de las 67 delegaciones nacionales que desfilaron en el Estadio Olímpico Cricket Ground, en Melbourne 1956.

El honor como abanderada se lo había dado el COC a la ciclista María Luisa Calle Williams, pero declinó, porque el acto tendría una duración de tres horas y ella debía competir al otro día. El honor le correspondió entonces a María Isabel Urrutia Ocoró, quien había participado en el atletismo de los Juegos Olímpicos de Seúl, 12 años antes, y esta vez regresaba al máximo certamen ecuménico, pero para participar en levantamiento de pesas, junto a Carmenza Delgado y a Nelson Castro.

Los demás integrantes del equipo nacional fueron: en atletismo: Alirio Carrasco, Gilmar Mayo, Jimmy Pino, Iglandini González, Digna Luz Murillo, Norma González, Sabina Moya, Melisa Murillo, Felipa Palacios y Ximena Restrepo;  en boxeo: Francisco Calderón, José Leonardo Cruz y Andrés Ledesma; en natación: Diana Pineda, Isabel Cristina Ceballos, Juan Guillermo Urán, Fernando Jácome, Germán Martínez, Camilo Becerra y Alejandro Bermúdez; en ciclismo: Marlon Pérez, María Luisa Calle, John Freddy García, Freddy González, Rubert Albeiro Marín, Víctor Hugo Peña, Santiago Botero, Flor Delgadillo y Diego Garavito; en equitación: Manuel Guillermo Torres; en esgrima: Ángela Espinosa y Mauricio Rivas; en lucha: Edison Hurtado; en taekwondo: Milton Castro; en tenis: Mariana Mesa y Fabiola Zuluaga; en tiro: Danilo Caro, Adriana Rendón y Andrés Felipe Torres, y en triatlón: Carmenza Morales.

María Isabel Urrutia, primera colombiana en lo más alto de un podio olímpico.

Empieza la jornada de mayor gloria olímpica

Cinco días después de haber arrancado la vigésima séptima edición de las justas, el inolvidable miércoles 20 de septiembre del 2000, a partir de las 2:30 PM. (10:30 PM. del martes en el país, por las 16 horas de diferencia), Colombia empezó vivir su mayor jornada de gloria olímpica, al entrar en competencia el levantamiento de pesas, rama femenina, 69-75 kilogramos, con 11 atletas inscritas.

Primero entraron en escena aquellas pesistas que se consideraban de menor rango. A continuación, el grupo de las élite, en el cual estaba la colombiana. En el primer intento, arranque, alzó 107.5 kilogramos. En el segundo se resbaló y falló. En el tercero, consciente de que no había un mañana se decidió por los 110 kilos. Visto bueno. Solamente la kazaja Tatyana Khromova levantó lo mismo.

Momento de alegría de María Isabel Urrutia, al ganar la medalla de oro en Sidney 2000.

Empate y título, por menor peso corporal

A continuación, el estilo de envión. De entrada alzó 132.5 kilogramos; enseguida, 135, y luego, 137.5, pero los músculos se aflojaron y la barra se le cayó, por lo que el segundo ejercicio quedó como el válido. Hizo un total de 245 kilogramos.

El turno era para las grandes rivales en el Sydney Convention and Exhibition Centre, la nigeriana Ruth Ogbeifo y la china Yi Hang Kuo, quienes alzaron lo mismo que la colombiana, 245 kilogramos, para generar un triple empate.

En ese momento, María Isabel Urrutia supo que había ganado la medalla de oro, porque el primer ítem para desempatar era el menor peso corporal. Ella había registrado 73.28 kilogramos, mientras Ogbeifo, 74.20, y Hang Kuo 74.52.

Gracias a un hombre “cruel y duro”

Eran las 10:53 PM. en el país (2:53 PM., en Australia), cuando por primera vez una atleta criolla hizo entonar el Himno Nacional, en el certamen deportivo más importante del planeta. Ahora estaban totalmente justificados los cuatro meses de estricto régimen en Bulgaria, en la última fase preparatoria, como antesala de Australia, al lado de su gran mentor, Gantcho Karouskov, a quien ella definió como “un hombre cruel, duro, pero fue quien me llevó a la gloria. Era mi guía. Los últimos 30 días de concentración fueron difíciles. Peleamos, tuvimos desamores, pero el día de la competencia eso pasó al olvido. Si no hay exigencia en las pesas, no se puede triunfar”.

El logro de María Isabel fue la única presea dorada de Suramérica en las justas, lo que al final de temporada le valió ser designada como la Deportista del Año, por parte de todas las asociaciones periodísticas del país. Además, la rectora mundial la eligió como la segunda mejor pesista del Siglo XX.

Poco faltó para que la cartagüeña Carmenza Delgado Castillo también subiera al podio en el levantamiento de pesas, en su primera incursión olímpica en la siguiente categoría, más de 75 kilogramos. Le hicieron falta 10 kilos para ser tercera. En arranque alzó 115 kilos y en envión 145, para un total de 260 kilogramos, mientras que la medallista de bronce, la estadounidense Cheryl Haworth, acreditó 270 kilos. A su vez, el tercero de los halteros del reducido grupo, el vallecaucano Nelson Castro, ocupó la décima primera casilla, con 260 kilos levantados (115 arranque, 145 envión), en la división de los 56 kilos.

Fabiola Zuluaga.

La lucha de Caro y Fabiola

En tiro, el bogotano Danilo Caro tuvo un destacado papel, al ser séptimo en fosa olímpica, con 115 puntos; el vallecaucano Andrés Felipe Torres concluyó noveno en blanco móvil 10 metros, con 573 puntos, mientras que Adriana Rendón fue 11 en pistola de aire, 10 metros (381 puntos).

En el tenis, Colombia por primera vez llevó dos representantes. En sencillos, Fabiola Zuluaga tuvo un fabuloso estreno, al superar a la francesa Amelie Mauresmo; después le ganó a la belga Els Callens. En cuartos de final, la española Arantxa Sánchez-Vicario la sacó, con parciales de 6-2 y 6-0. En dobles, la cucuteña y la risaraldense Mariana Mesa, cayeron de entrada en tres episodios (6-7, 7-5 y 4-6) contra la dupla tailandesa de Tamarine Tanasugarn y Benjamas Sangaran.

Danilo Caro.

Relevo de 4×100, en semifinales

Tras su frustrada presencia en Atlanta 1996, por lesión, Ximena Restrepo conformó la cuarteta del relevo corto (4×100), que llegó hasta semifinales, junto a Melisa Murillo, Digna Luz Murillo y Felipa Palacios. Esta atleta, además, fue también semifinalista en los 200 metros planos, en la que sería su última intervención en Juegos Olímpicos. Además, Sabina Moya fue penúltima en el lanzamiento de la jabalina; Iglandini González, 40, en el maratón, igual posición que Alirio Carrasco, en varones; Jimmy Pino se quedó en la fase previa de los 200 metros planos; Gilmar Mayo fue 23, en el salto alto, con 2.24 metros, y Norma González finalizó quinta en la serie inicial de los 400 metros planos, prueba que tuvo otra colombiana en acción, aunque en representación de España, la caucana Norfalia Carabalí, quien llegó hasta cuartos de final.

Los demás, sin trascendencia

En natación, ningún colombiano pasó de las preliminares. Isabel Cristina Ceballos fue 26, en 100 metros pecho y 27, en los 200 metros pecho; Alejandro Bermúdez, 28, en los 200 metros pecho y 35, en 400 metros combinado individual; Camilo Becerra, 44, en 50 metros libres; Germán Martínez, 50, en los 100 metros pecho; Fernando Jácome, 34, en los 200 metros libres y 47, en los 100 metros libres. En cuanto a los clavadistas, Diana Pineda fue 34, en trampolín tres metros, y Juan Guillermo Urán, 27, en plataforma de 10 metros, y 41, en trampolín tres metros.

En la esgrima, Ángela Espinosa terminó 35, tras perder el primer pleito, nueve toques contra 15, frente a la suiza Sophie Lamon; en tanto que Mauricio Rivas ganó al suizo Nick Heffernan (15-10), luego al estonio Kaido Kaaberma (15-13) y en el tercer combate perdió ante el surcoreano Lee Sang-Gi (13-15). Finalmente se ubicó, 14, en sus terceros y últimos Juegos Olímpicos.

De los boxeadores, José Cruz, peso ligero, ganó en la apertura a Giovanni Frontin, de Islas Mauricio, después Raimkulov Almazbek, de Kirguistán, lo derrotó; el welter Francisco Calderón pasó directo a segunda ronda, en la que lo sacó el ruso Oleg Saitov. Al pluma Andrés Ledesma su presencia le duró el pleito que perdió con el tailandés Kamsing Somluck.

El discreto estreno de María Luisa

En su primera participación olímpica, María Luisa Calle no se destacó. La competencia inicial, 3.000 metros persecución individual, la recibió con un último puesto en la ronda clasificatoria, con 3.44.395 minutos, y en la prueba por puntos concluyó 11, con dos unidades. En la misma  competencia, pero en masculino, Marlon Pérez terminó 21, a dos vueltas del ganador, sin haber sumado en ninguno de los 16 embalajes. En ruta gran fondo en carretera, el único que pasó la meta fue Rubert Albeiro Marín, en el puesto 31, a 1.38 del campeón alemán Jan Ullrich. No concluyeron: John Freddy García, Freddy González, Víctor Hugo Peña y Santiago Botero. En cuanto a los dos exponentes del ciclomontañismo, Flor Marina Delgadillo fue 24, mientras Diego Garavito se cayó en la primera de las siete vueltas y se retiró.

Finalmente, el taewkondista Milton Castro quedó de quinto; el equitador Manuel Guillermo Torres logró la mejor figuración de sus presencias olímpicas, al ser 14, en la prueba final de salto mixto individual. El luchador Edison Hurtado tuvo tres rivales en fase clasificatoria: venció 3-0 al primero, el griego Nikolaos Loizidis, y luego perdió por paliza con el armenio Gevorgyan Arayik (0-10) y con el ruso Arsen Gitinov (0-11), y quedó fuera. En el triathlón, Carmenza Morales fue 33, con tiempo de 2.13.43.38.

Artículos DE LA REVISTA relacionados

PATROCINADORES