Skip to content

Historia 23. Ximena Restrepo, primera mujer medallista, en Barcelona 1992

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El gran proyecto que se trazó el español Juan Antonio Samaranch en 1980, cuando asumió la presidencia del Comité Olímpico Internacional se hizo realidad en Barcelona 1992: el planeta unido gracias al deporte. La caprichosa historia quiso que eso ocurriera justamente en su casa. Prueba de ello es que tras el nuevo ordenamiento mundial se acabó el boicot y los países de la extinta URSS asistieron bajo una misma bandera: Comunidad de Estados Independientes, CEI, sólo para la ocasión. Regresaron Suráfrica -ausente desde 1960- y Cuba (1980), mientras que Alemania volvió a competir como una sola nación, desde 1936, en unos Juegos Olímpicos.

La dimensión del certamen estuvo representada en las 169 banderas que ondearon el 25 de julio en el Estadio Olímpico de Montjuic y en los 9.356 atletas presentes, los mil millones de dólares que se pagaron por los derechos de transmisión y los ocho mil millones de dólares que costó la organización.

Allí, Colombia llevó un total de 86 personas discriminadas de la siguiente manera:

Jefe de Misión: Luis Alfonso Muñoz; jefe de Disciplina: Rafael Lloreda; tesorero: Jaime Arenas;

director Técnico: Mario Urrego, y periodista: Alfredo Carreño

Arquería: María Victoria Echavarría.

Atletismo: Ximena Restrepo, Herder Vásquez, Carlos Mario Grisales, Norfalia Carabalí y Héctor Moreno. Boxeo: Luis Retayud, Jesús Salvador Pérez y Edwin Cassiani. Ciclismo: John Jaime González, José Julián Velásquez, Alberny de Jesús Vargas, Esteban López, Fernando Sierra, José Julián Velásquez, José Robles, Libardo Niño, Héctor Iván Palacio y Edgar Ruiz (suplente ruta). Ecuestres: Juan Carlos García, Manuel Guillermo Torres y Hugo Fernando Gamboa.

Esgrima: Juan Miguel Paz y Mauricio Rivas. Fútbol: Miguel Calero, Faryd Mondragón, José Fernando Santa, Robeiro Moreno, Víctor Hugo Marulanda, Giovanni Cassiani, Diego León Osorio, Jorge Hernán Bermúdez, Herman Gaviria, Gustavo Restrepo, Harold Lozano, Víctor Hugo Pacheco, John Jairo Mejía, John Wilmar Pérez, Faustino Asprilla, Iván René Valenciano, Víctor Hugo Aristizábal, Jairo Calanche Zulbarán, Omar Darío Cañas y Carlos Uribe. Pesas: Roger Berrío, Eyne Acevedo, Álvaro Velasco, Horacio Villegas y Carlos Arturo David.

Lucha: Romelio Salas. Natación: Alejandro Bermúdez. Y tiro: Bernardo Tobar y Hernando Barrientos.

La antioqueña Ximena Restrepo, parte en la final de los 400 metros planos, en Barcelona 1992.

La epopeya de Ximena

Exactamente una semana después de haberse iniciado las justas, el sábado 1º de agosto, se empezó a escribir otro de los brillantes capítulos de Colombia en la máxima cita universal del deporte. Su protagonista: la antioqueña Ximena Restrepo Gaviria, quien, con el número 324, por el carril uno de la serie dos tomó parte en la ronda preliminar de los 400 metros planos. Fue segunda, detrás de la estadounidense Natasha Kaiser, con un tiempo de 52.34. Su compatriota Norfalia Carabalí fue quinta y también avanzó.

El domingo 2 de agosto, en los cuartos de final, por el carril tres, Ximena hizo el mejor de todos los registros, con 50.63, mientras que Norfalia también pasó a la siguiente etapa, con 51.65, tiempo 12 entre 16, 51.65. En ese momento las dos colombianas ya habían logrado una doble hazaña en la historia de nuestro deporte.

El lunes 3 de agosto, a Ximena le correspondió la misma serie de la francesa Marie-José Perec, quien ganó con 49.48, a 35 centésimas de la marca mundial. Restrepo fue segunda, empatada con la rusa Olga Brygzina, con 49.76, primera suramericana en la historia en bajar de 50 segundos, por lo tanto, nueva marca del área. En cambio, Norfalia Carabalí estableció, 51.75, el tiempo trece, y sólo había cupo para ocho en la gran final.

Tras el sorteo de los ocho carriles, los números 3, 4, 5, 6 quedaron reservados para los cuatro tiempos estelares, entre ellos el de la talentosa colombiana, a quien le corrrespondió el andarivel seis.

Ximena, en una de sus series clasificatorias, en Barcelona 1992.

Una hazaña con visos épicos

Llegó la fresca noche del martes 4 de agosto, día señalado. Ante 64 mil espectadores, 5.000 periodistas y millones de televidentes de los cinco continentes apareció por primera vez una colombiana para disputar los honores en los 400 metros planos. Angustia, inquietud, ansiedad, nervios, todas las sensaciones del ser humano dejadas a un lado de la pista, para ir en busca de la gloria. ¡¡¡Pistoletazo!!! Parten ocho ilusiones. Ximena Restrepo, siempre con la referencia de la francesa Perec, que iba por el carril ocho. Última curva. La antioqueña va de quinta. Sigue aflojando a cien metros, pero en una distancia tan corta, también hay capacidad de reacción.

A 80 metros era incierta la posibilidad de la medalla, porque seguía de quinta. De pronto, el mundo fue testigo de su memorable explosión, para recomponer el andar. No corría, flotaba; sólo así pudo situarse de cuarta, luego de tercera. A 20 metros de la raya hizo un maravilloso remate que la llevó a conservar la posición. Sacó el pecho para cruzar la meta, lo demás no contaba. Todas las sensaciones se volvieron a apoderar de ella. Por eso, lo primero que hizo fue dirigir la mirada hacia el tablero electrónico, para comprobar que no era un pálpito. Efectivamente, no lo era, porque el 49.64 en el tercer renglón pertenecía a Ximena Restrepo Gaviria, de Colombia. Por cuarta vez superaba su propio registro en los Juegos Olímpicos. Coincidencias de la vida, con exactitud suiza, el 5 de agosto de 1991, al otro lado del Atlántico, había alcanzado la medalla de plata en los 400 metros lisos en los Juegos Panamericanos La Habana 1991.

La medalla de bronce de la paisa fue la primera en la rama femenina que obtuvo una competidora suramericana en la historia de las justas, en pista, y la sexta de Colombia en Olímpicos.

Bien la esgrima y las pesas

A su lado, cualquier otra actuación que no fuera podio, parecía corta, pero no. De los dos esgrimistas, se lució Mauricio Rivas, con un séptimo lugar en espada individual. Venció a Enzo da Ponte (Paraguay),  Michel Youssef (Libia), Olivier Jacquet (Suiza), Gavin McLean (Nueva Zelanda), Mauricio Randazzo (Italia) y Adrian Pop (Rumania). En el pool final derrotó seguidamente a Jean Marc Chouinard (Canadá) y a Olivier Lenglen (Francia), y cayó ante Iván Kovács (Hungría), le ganó a Serhiy Kravchuk (CEI), pero Kaido Kaaberma (Estonia) acabó con su aspiración de medalla, al dominarlo por dos toques contra ninguno. Juan Miguel Paz también llegó a última instancia, pero dijo adiós, al ser superado de entrada por el australiano Robert Davidson.

El tiro tuvo dos exponentes con un buen papel: Bernardo Tobar, en pistola fuego rápido 25 metros culminó en el octavo lugar; en pistola libre, 22º., y en pistola de aire 10 metros, 31º. Hernando Barrientos, en objetivo 10 metros fue 21º. Y María Victoria Echavarría, la única arquera, terminó en la posición 55.

Eyne Acevedo.

En pesas, el tulueño Eyne Acevedo tuvo un desempeño digno en la división ligera al culminar de sexto; Álvaro Velasco, en mediano se ubicó 17º. En el peso pluma, Horacio Villegas fue 21º., mientras que el otro representante, Roger Berrío, se resbaló al intentar levantar 145 kilos y se rompió un menisco. Finalmente, Carlos Arturo David se pasó en el peso y fue eliminado.

En lucha, Romelio Salas combatió dos veces y perdió. En natación, Alejandro Bermúdez se quedó en la ronda previa en sus pruebas, los 400 metros libres y 400 combinado individual, los 200 metros espalda y los 1.500 metros libres. En ecuestres, Juan Carlos García fue 25; Manuel Guillermo Torres, 64 y Hugo Fernando Gamboa, 80. En el boxeo, Luis Retayud, en mosca ligero; Jesús Salvador Pérez, en gallo, y Edwin Cassiani, en welter ligero, perdieron en la primera pelea.

Velásquez, el mejor del ciclismo

El ciclismo figuró con el pistero José Julián Velásquez, al ser finalista de la prueba por puntos con una decimosexta casilla, tras sumar seis unidades. En los 4.000 metros persecución por equipos, Velásquez, Alberny Vargas, Fernando Sierra y Esteban López se quedaron en segunda ronda y en los mil metros contra reloj, el popular Chivo no pasó de la ronda preliminar, lo mismo que Alberny Vargas en los 4.000 metros persecución individual. John Jaime González pasó la etapa inicial de la velocidad pura y luego fue eliminado en el repechaje. En la ruta, Gran Fondo en Carretera, sobre 194.4 kilómetros, José Robles fue 49; Héctor Iván Palacio, 52 (a 35 segundos del campeón Fabio Casartelli, de Italia), y Libardo Niño, por una caída, 76.  A última hora se descartó la participación en los 100 kilómetros contra reloj por equipos.

En cuanto a los otros tres atletas, el boyacense Héctor Moreno fue noveno en los 10 kilómetros caminata, (1.26.23), igualando lo hecho por su hermano Querubín en Los Ángeles 1984, en la misma distancia. Otro boyacense, Herder Vásquez, no pasó la etapa clasificatoria de los 5.000 y los 10.000 metros planos, mientras que Carlos Mario Grisales no concluyó el maratón. La cuarta actuación del fútbol en las justas tampoco llenó las expectativas porque jugó los tres partidos que le daba el reglamento, es decir, la primera ronda, al cabo de la cual regresó con escándalo incluido al admitir el propio entrenador, Hernán Darío Gómez, indisciplina al interior del grupo, además de desconocer las normas más elementales para convivir en una Villa Olímpica.

Estados Unidos esperaba celebrar el 9 de agosto, pero la Comunidad de Estados Independientes se lo impidió al sumar 45 medallas de oro, ocho por encima de la potencia americana, en unos Juegos Olímpicos, que posicionaron mundialmente al COI y al deporte como el movimiento universal de más alta penetración en la sociedad.

Artículos DE LA REVISTA relacionados

PATROCINADORES