Skip to content

Historia 21. Bellingrodt vuelve al podio olímpico, en Los Ángeles 1984

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La misión de Juan Antonio Samaranch al frente del COI estaba en marcha y la primera muestra de su obra iba a observarse en los Juegos Olímpicos de 1984, en Los Ángeles, que se convirtió en la primera ciudad americana en ser sede por segunda vez, luego de 1932. En 1983, el español hizo el anuncio esperado: “Retiramos la palabra ‘amateur’ de la Carta Olímpica. Declaramos que los Juegos quedan abiertos a todos, a excepción de los verdaderos profesionales”. Agregó que “aceptamos el hecho de que haya atletas que reciben ayuda y dinero”. Así se enterró la categoría de aficionado.

Eso en lo referente al atleta. En lo organizativo, el dirigente empezó a concebir el patrocinio olímpico bajo el liderazgo del COI y no de la sede -como hasta entonces- lo que generó pérdidas, caso Montreal. Eso dio paso a la total comercialización, como la venta de derechos de transmisión a canales de televisión, que permitió cubrir la mayoría de gastos. El auge de auspicios derivó en superávit: Los Ángeles fue la primera ciudad olímpica en obtener ganancias (200 millones de dólares).

Lo que si no pudo evitar Samaranch fue el boicot (el tercero seguido) de la Unión Soviética, tras adoptar la actitud de desquite con Estados Unidos por lo ocurrido cuatro años atrás, pero sólo 19 países le hicieron caso. Por eso, 140 banderas de los cinco continentes ondearon el 28 de julio en la inauguración en Los Ángeles Memorial Coliseum, entre ellas el tricolor de Colombia, con 44 atletas, abanderados por Pablo Restrepo, en reconocimiento a su actuación en Moscú 1980.

Los colombianos

La delegación se distribuía en 15 tiradores (la mayor de todos los tiempos), 11 ciclistas, 5 atletas, 5 boxeadores, 5 pesistas, un luchador, un arquero y un nadador. Estos fueron:

Arquería: Juan Carlos Echavarría. Natación: Pablo Restrepo. Lucha: Romelio Salas. Atletismo: Domingo Tibaduiza, Querubín Moreno, Héctor Moreno, Francisco Vargas y Manuel Ramírez.

Boxeo: Francisco Tejedor, Álvaro Mercado, Rafael Zúñiga, Robinson Pitalúa y Hernán Gutiérrez, ligero. Pesas: Antonio Quintana, Óscar Penagos, Nicolás Mercado, Óscar Palma y Gilberto Mercado. Ciclismo: Hugo Fernando Maya, Balbino Jaramillo, William Palacio, Jairo Meneses, Néstor Mora, Fabio Parra, Ramón Tolosa, Rogelio Arango, Julio Alberto Rubiano, Luis Carlos Manrique y Carlos Mario Jaramillo. Tiro: María Elvira Salazar, Alejandra Hoyos, Gloria López, Helmut Bellingrodt, Horst Bellingrodt, Hans Peter Bellingrodt, Bernardo Tobar,

Luis Carlos Ortiz, Alonso Morales, Alfredo González, Gustavo García, Jorge Enrique Molina, Carlos Mazo, Germán Carrasquilla y Mario Clopatofsky.

Helmut Bellingrodt Wolf.

La segunda hazaña de Bellingrodt

En la prueba del tiro al jabalí, Helmut Bellingrodt empezó  a competir con un día de diferencia respecto a Munich 1972, es decir, el lunes 30 de julio. En esa primera jornada se ubicó en el cuarto lugar, con 293 puntos, sobre 300 posibles. Les precedieron: el italiano Ezio Cin (294), el alemán occidental Uwe Schroeder (297) y el chino Li Yuwei (298). Noveno fue Horst Bellingrodt con 291.

En el último día, por sorteo le correspondió disparar de primero. Confiesa que se sintió lúcido, pese a los 30º de temperatura ambiente que había en el Campo Olímpico de Tiro. Al terminar sus rondas logró 291 unidades, para un total de 584. Los únicos rivales que estuvieron a su altura fueron los chinos, en especial Li Yuwei, quien hizo 289, para completar 587 puntos. De esa manera le arrebató la medalla de oro. Su coterráneo Huang Shiping accedió al bronce, con 581.

De los otros tiradores quien más estuvo cerca de repetir semejante actuación fue Jorge Enrique Molina, en skeet o tiro al pichón; arrancó muy bien, pues lideró la primera serie -75 tiros- al impactar 74 veces; en el segundo día acumuló 146 aciertos, por lo que se ubicó de tercero, y en la ronda final descendió al séptimo puesto, con 194. En la misma prueba, Carlos Mazo acumuló 181ùntos y se encasilló 47.

Bernardo Tobar, en fuego rápido culminó de octavo, y en pistola libre, 17; en esta prueba, Luis Carlos Ortiz fue 38. Entre tanto, María Elvira Salazar fue 21 (565) en pistola pequeño calibre, modalidad que se estrenaba en los Juegos Olímpicos. Las otras dos damas, Alejandra Hoyos y Gloria López, terminaron 26 y 30, en carabina neumática, mientras que el representante masculino, Germán Carrasquilla, fue 42 en esta misma prueba. En fosa olímpica, Gustavo García y Alfonso Morales estuvieron nubados, al igual que Mario Clopatofsky en carabina tres posiciones.

Pablo Restrepo Moreno.

Se lució Pablo Restrepo

El único nadador de la delegación criolla, Pablo Restrepo, supo lucirse en su segunda participación olímpica al llegar a la ronda final de los 200 metros pecho luego de ganar su serie, con 2.19.77 y pasó a la final. Segunda presencia en Justas de Verano y segunda final. Mejoró un puesto frente a Moscú 80, al terminar de sexto, con 2.18.96, que se convirtió en marca suramericana. En los 100 metros pecho y en los 200 metros combinado individual, no clasificó.

En cuanto al ciclismo, el más detacado fue el ciclista bogotano Néstor Mora (q.e.p.d.) quien pasó a la historia como el de mejor ubicación, hasta ahora, en la ruta en la prueba de gran fondo en carretera, al concluir de octavo, luego de recorrer los 190.2 kilómetros del circuito olímpico Mission Viejo, en California, en 5.00.16, es decir, 1.19 más que el campeón, el local Alexis Grewall. Fabio Parra entró 21; Carlos Mario Jaramillo, 52, y Rogelio Arango no finalizó.

El ciclismo vivió un escándalo al denunciar el técnico Leandro Cocco, una rebelión interna que se orquestaba contra él. Entonces, los directivos de la delegación regresaron al país a Ramón Tolosa, Luis Carlos Manrique y Julio Alberto Rubiano.

En cuanto a la pista lo rescatable fue la prueba por puntos (que se estrenó en Los Ángeles 1984), en la que Balbilo Jaramillo fue 13, con 12 puntos y William Palacio, 15, con nueve. En los 4.000 metros persecución individual los dos salieron en la ronda preliminar.

Querubín Moreno (195), extremo derecho, en Los Ángeles 1984.

Querubín, noveno en los 20 kilómetros

El atletismo tuvo en el mayor de los hermanos Moreno, Querubín a su figura, al ser noveno en los 20 kilómetros marcha con 1.26.04, con lo cual por primera vez un colombiano se metía dentro del Top 10 en una prueba olímpica. Superó el décimo puesto que logró Álvaro Mejía en los 10.000 metros en México 1968. Héctor Moreno entró de doce, con 1.27.12, y Francisco Vargas de dieciocho con 1.28.46. En los 50 kilómetros, Querubín, único cafetero, no pasó la meta.

En los 200 y en los 400 metros planos, Manuel Ramírez fue cuarto en ambas pruebas, y quedó al margen de la siguiente ronda. Y Domingo Tibaduiza no cerró su ciclo olímpico como pretendía. En los 10.000 metros culminó 11 (29.07.19) y en el maratón dijo adiós a mitad de camino.

En el deporte de precisión, las pesas, Nicolás Mercado fue 12, con 230 kilos en la división gallo; Óscar Penagos, 14, con 205, en la división gallo; Óscar Palma, 13, con 245, en la división pluma, y Gilberto Mercado, 14, con 302.5, en la división mediano. El único en la lucha, Romelio Salas no trascendió. En el estilo greco-romano tuvo dos combates, ambos con derrota, y en el estilo libre, de los tres pleitos ganó uno, al egipcio Mohamed Hamad, por decisión dividida 8-5. El otro ‘solista’, el arquero Juan Carlos Echavarría hizo historia como pionero pero no por su desempeño, tras ubicarse en el puesto 42, con 2.379 puntos, luego de haber competido en las cuatro distancias, las dos largas (70 y 90 metros) y las dos cortas (30 y 50).

Del grupo de boxeadores, estuvo muy cerca Robinson Pitalúa (q.e.p.d.) pero en los cuartos de final lo derrotó 5-0 el italiano Maurizio Stecca, finalmente medallista de oro en la categoría gallo; previamente había vencido por 5-0 a Barbar Alí Khan (Pakistán) y a Hugh Dyer (Belice), mientras que en la fase inicial avanzó sin competir. Rafael Zúñiga, en peso pluma, pasó a segunda ronda directamente; después superó al portorriqueño Orlando Fernández y enseguida cayó con el nigeriano Peter Konyegwachie, por decisión dividida. Álvaro Mercado ganó el pleito inicial, 4-1, al español Julio Gómez y el siguiente lo perdió con el keniata Ibrahim Bilali, también por otro 4-1. Hernán Gutiérrez tuvo idéntico desempeño, al vencer de entrada a Mustapha Fadli, de Marruecos y caer luego con el australiano Renato Cornett, por similar marcado 4-0, en el peso ligero. El más discreto fue el mosca-ligero Francisco Tejedor, quien no combatió en la primera etapa y perdió en la segunda con el japonés Mamoru Kuroiwa. Lo hecho por Helmuth Bellingrodt Wolff le permitió a Colombia volver a figurar en el medallero olímpico de 1984, que dominó Estados Unidos de manera escandalosa, con 83 oros, más de 60 de ventaja sobre su escolta, Rumania.

Artículos DE LA REVISTA relacionados

PATROCINADORES