Skip to content

Historia 18. Montreal 1976: Colombia, sin trascendencia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
El tirador Helmut Bellingrodt, medallista de plata cuatro años antes, en Munich 1972, fue el más destacado colombiano, en Montreal 1976, al finalizar sexto en tiro al jabalí.

El espíritu olímpico de no mezclar política y deporte quedó en entredicho en los Juegos de Montreal 1976 debido a dos hechos: Canadá rechazó la participación de Taiwán como país soberano y sugirió que lo hiciera como China Continental, con el que tenía relaciones, además, 24 países de África pidieron al COI la exclusión de Nueva Zelanda, cuya selección de rugby había hecho una gira en Suráfrica, excluida de toda competencia por el organismo deportivo mundial debido a su racismo. Al ser rechazada su solicitud, abandonaron la Villa Olímpica por lo que la programación se vio alterada en varios deportes, como el boxeo, pues ya estaban definidos los enfrentamientos de primera fase.

Frente a esa realidad, la participación se redujo a 6.028 atletas (4.781 hombres, 1.247 mujeres) de 92 países, entre ellos Colombia, que llegó esperanzada en repetir su gesta de cuatro años atrás, cuando se había estrenado en el medallero olímpico al ganar dos preseas de bronce en el boxeo con Alfonso Pérez y Clemente Rojas, más una de plata con Helmuth Bellingrodt Wolff. La figura de la delegación nacional, quien era buscado por la prensa internacional no sólo por eso sino por sus magníficas actuaciones en los tres más recientes Mundiales en los que siempre había subido al podio. El más sobresaliente el de 1974 en Thun, Suiza, donde el triunfo lo logró con marca universal en el tiro a jabalí con 577 puntos.

A su vez, la gran ausencia la personificaba el pistero Balbino Jaramillo, quien tras ganar los 4.000 metros persecución individual en los Juegos Panamericanos Ciudad de México 1975 era la carta nacional pero un accidente lo privó de su primera presencia olímpica en territorio canadiense a muy pocos días del viaje cuando ya estaba definido dentro de la nómina criolla. Sin él, el plantel quedó definido en 67 personas, 37 de ellos atletas, quienes competirían en atletismo, boxeo, ciclismo, levantamiento de pesas, natación, tiro y yachting, deporte en el que por primera se tomaba parte.

El Jefe de Misión fue nuevamente Guillermo Quintero, el tesorero Guillermo González, el periodista oficial Humberto Jaimes. Humberto Chica ya ejercía como Presidente del COC, en tanto que Álvaro Morales ejerció como secretario general, mientras que la delegación deportiva fue la siguiente:
Pedro Delgado, médico. Héctor Sánchez, masajista, y Aureliano Gallón, masajista.
Atletismo: Víctor Urrego, delegado. Leonel Pedroza, entrenador. Atletas: Víctor Mora, 10.000 metros planos; Domingo Tibaduiza, 5.000 y 10.000 metros planos;
Rafael Vega, marcha 20 kilómetros; Jesús Villegas, 110 y 400 metros con vallas
Rafael Mora, maratón, y Jairo Cubillos, maratón
Boxeo: Alfonso Múnera, delegado, y Orlando Pineda, entrenador. Atletas: Virgilio Palomo, mosca; Sandalio Calderón, pluma; Carlos Mejía, welter; Luis Tapias, minimosca; Luis Godoy, welter junior, y Leónidas Asprilla, ligero.
Ciclismo: Mario Papaya Vanegas, entrenador de pista; Hernán Herrón, entrenador de ruta, y Darío Flórez, mecánico. Atletas: Julio Echeverry, velocidad pura; Jorge Hernández, 4.000 metros persecución individual; Jaime Galeano, 4.000 metros persecución equipo; Carlos Adolfo Mesa, 4.000 metros persecución equipo; John Jairo Quiceno, 4.000 metros persecución equipo; Álvaro Bejarano , 4.000 metros persecución equipo; Álvaro Pachón, ruta individual, 100 kilómetros contra reloj por equipos; Miguel Samacá, ruta individual, 100 kilómetros contra reloj por equipos; Julio Alberto Rubiano, ruta individual, 100 kilómetros contra reloj por equipos; Luis Carlos Manrique, ruta individual, 100 kilómetros contra reloj por equipos; Abelardo Ríos, ruta individual, y Cristóbal Pérez, ruta individual
Levantamiento de pesas: Reinaldo Mafla, delegado, e Hiram Lozano, entrenador. Atletas: Ezequiel Sánchez, gallo, y Gustavo Quintana, mosca.
Natación: Delio Aristizábal, delegado, y Javier Gómez, entrenador. Atletas: Jorge Jaramillo, 200 metros mariposa; Tomás Becerra, 200 y 400 metros libres; Helmuth Levi, 100 metros libres; Liliana Cian, 100 y 200 metros espalda, 100 metros mariposa, y María Fernanda Pérez, 400 y 800 metros libres
Tiro: Campo Elías Bocanegra, delegado, y Coronel Guillermo Guzmán, presidente Federación. Atletas: Helmut Bellingrodt, tiro al jabalí; Hans Peter Bellingrodt, tiro al jabalí, y Alfredo González, velocidad sobre siluetas.
Vela-Yachting: Andrés Lisocki, clase 470; Beatriz de Lisocki, clase 470, y Fernando de la Concha, clase 470
Sin trascendencia

El nadador Jorge Jaramillo, no obstante superar la marca latinoamericana de los 200 metros mariposa, con 2.04.30, no avanzó a la segunda ronda, en Montreal 1976.

Durante los Juegos, que se celebraron del 17 de julio al primero de agosto, la participación colombiana fue intrascendente. Lo más aceptable lo realizó Helmut Bellingrodt, quien el 22 de julio se estrenó en el torneo del tiro al jabalí. Al cabo de cuatro rondas terminó tercero con un acumulado de 382 puntos, sobre 400, es decir, seis unidades por encima de lo que había logrado en la ronda inicial en Múnich 1972, lo que hizo pensar que en el segundo día volvería a redondear su faena. Sin embargo, no ocurrió así, y Bellingrodt estuvo lejos de sus promedios y cayó al sexto lugar final (567).
Cuatro pugilistas salieron en la apertura. El de más discreto desempeño fue Sandalio Calderón, quien perdió por decisión unánime (0-5) con el venezolano Ángel Antonio Pacheco, mientras que Leonardo Asprilla ganó por W.O. al no presentarse su primer oponente, Balcha Begfeu, de Etiopía.

En la segunda ronda perdió ante Howard Davis, quien lo derrotó en el segundo asalto al propinarle un fulminante nocaut. Finalmente, el minimosca Luis Tapia fue descalificado por sobrepeso en la báscula.
Los pesistas terminaron en posiciones muy similares. Ezequiel Sánchez, en el decimosexto lugar, en la división gallo, con 210 kilos, en tanto que Gustavo Quintana quedó una casilla arriba, con 185 kilos, en la categoría mosca.
Entre tanto, Jorge Jaramillo rescató en parte la actuación de los cinco nadadores, al hacer nueva marca latinoamericana, en los 200 metros mariposa, con 2.04.30, cerca de tres segundos menos del registro que él mismo tenía (2.07.04), pero no le alcanzó para avanzar de ronda, como tampoco lo consiguió en los 100 metros mariposa.

El ciclismo tuvo su primera presentación en la prueba conjunta de los 100 kilómetros contra reloj, en la cual la cuarteta de Manrique, Pachón, Pérez y Rubiano, con tiempo de 2.24.55, terminó en la casilla 23, a 16 minutos del vencedor, Unión Soviética. En la persecución individual, Galeano fue ‘capturado’ por el australiano Gary Sutton, en la ronda preliminar. En la velocidad pura, Echeverry perdió en la etapa inicial con el soviético Serguei Kravtson, pero en el repechaje obtuvo su cupo a los octavos de final, en los que lo eliminó el alemán Hans-Jürgen Geschke, al final, medallista de bronce. Y en la ruta, Pachón fue 22; Samacá, 24, y Manrique, 23, mientras que Ríos no terminó por una caída.

El atletismo, en los 20 kilómetros marcha, Ernesto Alfaro fue decimonoveno (1.33.13.8); en sus segundas justas, Domingo Tibaduiza no pasó la ronda eliminatoria en los 5.000 y en los 10.000 metros planos, en los que Víctor Mora finalizó undécimo en la serie. Por su parte, Jairo Cubillos ocupó la casilla 34 en el maratón. Dos representantes fueron excluidos de la delegación, por actos de indisciplina. Fueron ellos: Jesús Villegas quien se fue de farra con Ramón Vega. Por su parte, lo destacado en el yachting fue la presencia de Beatriz de Lisocki, única mujer de los 256 competidores que tomaron parte en ese torneo. La posición final fue vigesimosegunda, junto a su esposo Andrés Lisocki. La tripulación la complementaba Fernando de la Concha.
Continúa…

PATROCINADORES