Skip to content

Génesis 2. El COC traza sus primeras pautas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El presente artículo nos muestra los comienzos de nuestra organización deportiva, en los años 30 y 40 del siglo XX, cuando se establecieron la misión la estructura del COC y las herramientas para el trabajo de las primeras asociaciones deportivas nacionales.

Alberto Galvis Ramírez

Director Revista Olímpica y Secretario de la Academia Olímpica Colombiana.

Se presentaba entonces, al menos en teoría, una colisión de competencias, porque el Comité Olímpico Colombiano era un apéndice de dos cuerpos diferentes: por naturaleza debía obedecer al Comité Internacional, y por el decreto 2216, tenía que acatar las órdenes del Gobierno Nacional, impartidas por intermedio de la Comisión de Educación Física:

«Artículo 15º. El Comité Olímpico Colombiano funcionará de acuerdo con las atribuciones y deberes que asigna el Comité Olímpico Internacional a los Comités Olímpicos Nacionales. Tendrá como principal gestión la de asegurar la participación y concurrencia de los deportistas y atletas colombianos en las olimpíadas, certámenes y congresos internacionales y concursos a los cuales sea invitada Colombia.

«Artículo 16º. El Comité Olímpico Colombiano dictará sus propios estatutos y reglamentos, de acuerdo con las disposiciones y autorizaciones del Comité Olímpico Internacional, y servirá de vínculo de unión entre las entidades deportivas internacionales y nacionales.

«Artículo 17º. Fuera de las atribuciones que confiere el Comité Olímpico Internacional al Comité Olímpico Colombiano, esta entidad tendrá las siguientes atribuciones y deberes:

«a) Certificar la calidad de aficionados de los deportistas y atletas colombianos que sean seleccionados para representar a Colombia en los eventos o certámenes internacionales deportivos o atléticos, de acuerdo con la definición con las correspondientes federaciones internacionales y con las normas olímpicas sobre aficionados;

«b) Escoger, de acuerdo con la Comisión Nacional de Educación Física, la ciudad para la celebración de los Juegos Atléticos Nacionales y proponer su designación al poder ejecutivo, por lo menos con tres años de anticipación;

«c) Elaborar con la Comisión Nacional de Educación Física, las reformas a la carta fundamental de los Juegos Atléticos Nacionales y el programa general para cada uno de ellos;

«d) Presidir, cuando se lo solicite, el jurado de honor en certámenes deportivos atléticos nacionales o internacionales que se celebren en el territorio de la República;

«e) Rendir a la Comisión Nacional de Educación Física su concepto sobre los estatutos de las asociaciones nacionales que les sean pasados a su estudio, en relación con lo estatuido por el Comité Olímpico Internacional y las federaciones nacionales correspondientes;

«f) Organizar cada año el Día Olímpico en todos los municipios del país;

«g) Colaborar en la elaboración de gastos en las embajadas deportivas o atléticas que envíe Colombia al exterior;

«h) Velar por el fomento del deporte de aficionados en todo el territorio del país;

«i) Presentar al Ministerio de Educación Nacional, antes del mes de octubre de cada año, el presupuesto de gastos para el envío de delegaciones deportivas o atléticas al exterior en el año subsiguiente, de acuerdo con las invitaciones que hayan sido hechas al país» Anales del Congreso

Requisitos para constituir asociaciones

En lo relacionado con las asociaciones nacionales, el gobierno ordenó unos requisitos para su constitución, una vez definida la sede:

«Artículo 18º. Fijada por la Comisión Nacional de Educación Física la sede de una asociación deportiva, se procederá a su constitución, de acuerdo con los siguientes requisitos:

«a) La Comisión Nacional de Educación Física fijará la fecha y el lugar de la instalación, con treinta días de anticipación;

«b) Se solicitará, por intermedio del Servicio de Educación Física, a las Ligas Deportivas de los Departamentos, Intendencias y Comisarías, que acrediten oficialmente sus representantes en la reunión de instalación;

«c) Para la constitución oficial de una asociación deportiva, se requerirá la presencia de un delegado de la Comisión Nacional de Educación Física, quien presidirá  la reunión; de un delegado del Comité Olímpico Colombiano; un delegado del gobernador, intendente o comisario respectivo; y del delegado por lo menos de tres Ligas deportivas, que hayan llenado los requisitos que más adelante se expresen en el texto del presente decreto, los cuales constituirán quórum;

«d) Instalada la sesión con el quórum reglamentario, se procederá a elegir el Comité Ejecutivo de la Asociación, el cual estará integrado por el presidente, dos vicepresidentes, un secretario, un tesorero y un revisor fiscal, quienes deberán residir en la ciudad elegida como sede;

«e) Para efectos de la elección tendrán un voto los dos delegados oficiales, el del Comité Olímpico Colombiano y los de las ligas deportivas representantes;

«f) De la sesión de instalación se levantará acta firmada por todos los delegados y se enviará copia de ella a la Comisión Nacional de Educación Física, a la dirección nacional del ramo, al Comité Colombiano y a la dirección de Educación Física respectiva». Anales del Congreso

Fomentar y dirigir el deporte respectivo en el país; realizar un torneo nacional anual; justificar la inversión de los dineros recibidos; tramitar la afiliación a las federaciones internacionales, y velar por la correcta práctica de su deporte por parte de los afiliados, eran, entre otros, los deberes y atribuciones de las Asociaciones Nacionales.

«Artículo 21º. Son deberes y atribuciones de las asociaciones:

«a) Elaborar sus estatutos y reglamentos;

«b) Fomentar y dirigir su deporte en el país;

«c) Resolver con la mayor urgencia todos aquellos asuntos que surjan entre sus afiliados;

«d) Servir de conducto regular a sus afiliados, cuando estos se dirijan a la Comisión Nacional de Educación Física, al Comité Olímpico Colombiano o al Ministerio de Educación Nacional, sobre asuntos relacionados con peticiones, organizaciones o demandas;

«e) Someterse a las normas dictadas por las federaciones internacionales respectivas, y a las que aconseje el Ministerio de Educación Nacional, para el mayor desarrollo del deporte;

«f) Organizar anualmente un campeonato nacional de su deporte;

«g) Organizar y reconocer oficialmente un cuerpo de árbitros con el nombre de Colegio Nacional de Árbitros… [Aquí el nombre del deporte];

«h) Tener al día a sus afiliados en la reglamentación del deporte, tanto en el aspecto nacional como internacional;

«i) Suministrar los informes que le solicite el Comité Olímpico Colombiano, la Comisión Nacional de Educación Física o el Ministerio de Educación Nacional, sobre estadísticas de jugadores, datos técnicos, campos deportivos, etc.;

«j) Remitir anualmente un informe detallado, al Ministerio de Educación Nacional y copia a la Comisión Nacional de Educación Física, sobre inversión de los fondos recibidos en calidad de auxilio, actividades deportivas, culturales o sociales desarrolladas;

«k) Decidir la calidad de aficionados de los atletas y deportistas que aspiren a participar en los campeonatos y torneos nacionales;

«l) Resolver dentro de un plazo no mayor de treinta días, las peticiones de afiliación de las ligas deportivas que lo soliciten;

«m) Solicitar su afiliación a las federaciones internacionales respectivas, dando cuenta de ello a la Comisión Nacional de Educación Física y al Comité Olímpico Colombiano;

«n) Velar porque sus afiliados practiquen el deporte en forma que no perjudique su salud, principalmente en las zonas calurosas del país». Anales del Congreso 

El tratamiento para la constitución de las Ligas Deportivas señalaba unos requisitos sobre la forma como debía cumplirse la reunión de constitución:

«Artículo 25º. Para la constitución inicial de una Liga deportiva, se requerirá la presencia de un delegado de la Comisión Departamental de Educación Física, quien presidirá la reunión; de un delegado del Comité Olímpico Colombiano; de un delegado de la 

Dirección de Educación Pública o de los intendentes o comisarios, cuando no existiera el cargo en los territorios nacionales, y delegados de por lo menos tres municipios del departamento, intendencia o comisaría, quienes constituirán quórum». Anales del Congreso.

Cada liga debía contar con un comité ejecutivo similar al de las asociaciones, y de la reunión también se levantaría un acta que se enviaría a los organismos nacionales.

Los deberes y atribuciones de las Ligas deportivas eran idénticos a los de las asociaciones, pero aplicados a la región correspondiente, es decir, debían trasladar las labores nacionales a su jurisdicción correspondiente, y velar porque los mandatos tanto de la entidad a la cual estuvieron afiliados como de la Comisión Nacional de Educación Física, se cumplieran a cabalidad.

Los Comités Deportivos, después denominados ‘Municipales’, con sede en las cabeceras municipales del país, estaban afiliados a las ligas respectivas. Sus misiones eran las mismas de la rectora seccional a la cual estaban adscritos, pero en su correspondiente  área.

El club, núcleo básico

El club recibía un trato algo diferente, por ser el primer grupo de asociación de los deportistas, para iniciar el ascenso hacia la entidad superior, el Comité Olímpico Nacional. Desde entonces, en el club deportivo ha residido gran parte de las mayores responsabilidades, porque su buen funcionamiento permitirá el surgimiento de deportistas y el fortalecimiento de las ligas que conforman. Anales del Congreso. 

«Artículo 47º. Entiéndese por ‘club de aficionados’, la reunión de un grupo de atletas o deportistas que se organizan con el fin de practicar uno o más deportes.

«Artículo 48º. Los Clubes de Aficionados que, convenientemente organizados, funcionen en los municipios de cada departamento, intendencia o comisaría, deberían afiliarse a los comités deportivos respectivos, a fin de poder actuar en los campeonatos municipales y departamentales». Anales del Congreso

Los requisitos para el reconocimiento de los clubes respondían a la filosofía del deporte universal aficionado y se ceñían a algunas nociones técnicas ya aplicadas en el país, porque estaban destinados directamente a los deportistas, a quienes tenían que atender adecuadamente en su formación desde las primeras edades. Esa era la principal responsabilidad de los clubes, lo que significaba que si fracasaban el proceso no podía continuar, porque la materia prima no estaba en condiciones de responder.

«Artículo 49o. Para que un club de aficionados pueda ser oficialmente reconocido por el Comité Deportivo se requiere:

«a) Que el club tengan más de un año de vida activa;

«b) Que sus estatutos y reglamentos se ajusten a las disposiciones de las entidades superiores;

«c) Que sus socios competidores tengan más de 16 años de edad, como mínimo;

«d) Que rindan una prueba de admisión para atestiguar el número de socios competidores;

«e) Que sus socios competidores sean aficionados, de acuerdo con el concepto y definición del Comité Olímpico Internacional; y

«f) Que tengan su comité ejecutivo constituido, lleven al día sus libros de actas, registro de socios, estadísticas de juegos, libros de contabilidad, récords y marcas, fichas médicas de cada uno de los afiliados, nombre y colores convenientemente registrados ante la Liga, y cumplan con los socios fijados para cada deporte». Anales del Congreso 

El decreto establecía topes mínimos en cuanto a la cantidad de socios que debían tener los clubes para ser aceptados:

Fútbol, 20 socios en las capitales de departamento, y 14 en las demás localidades; basquetbol, 18 y 10, respectivamente; atletismo, 20 y 10; boxeo, 10 y 6; tenis, 10 y 8; natación y waterpolo, 12 y 9; tiro, 10 y 6; deportes ecuestres, 8 y 6; esgrima, 10 y 6; polo, 10 y 8; tenis de mesa, 8 y 6; lucha libre, 8 y 6; béisbol, 20 y 10; ciclismo, 8 y 6; golf, 10 y 6;  voleibol, 18 y 12, y levantamiento de pesas, 8 y 6.

Tres calidades de socios existían para los clubes: los competidores, que eran los deportistas; los contribuyentes, quienes ayudaban al sostenimiento económico del club, y los honorarios, los exaltados a tal condición por los servicios prestados.

La parte final del decreto estaba destinada a los campeonatos oficiales y a las cuotas de afiliación exigidas en todos los casos, para pertenecer a un club o una entidad superior. Cuatro tipos de torneos fueron aprobados como oficiales: los municipales, los departamentales, los nacionales y los internacionales, que serán organizados por el organismo patrón en la jurisdicción correspondiente. Los internacionales que se cumplan en el país, tendrán la tutela del Comité Olímpico, pero la responsabilidad correrá por cuenta de la asociación del deporte.

A continuación, el decreto reglamentó lo relacionado con los torneos por medio de un régimen parecido al actual. Se destaca lo pertinente a los Juegos Atléticos Nacionales, que se celebrarán cada dos años, bajo las disposiciones de la Comisión Nacional de Educación Física.

La última parte estaba dedicada a las cuotas de afiliación, que «serán fijadas en los estatutos respectivos, pero no podrán exceder de las siguientes cantidades:

«a) $10 para afiliación a ligas o asociaciones;

«b) $5 para afiliación de un comité deportivo a una liga; y

«c) $2.50 para la afiliación de un club de aficionados a un comité deportivo». Anales del Congreso 

Nueve días después de la expedición de la ley 2.216, el gobierno del presidente Santos expidió otra, la 213, que decretaba la exención de impuestos en el deporte.

Exención de impuestos para el deporte

La ley, firmada el 12 de diciembre de 1938, y que parecía ratificar el empeño que tenía el gobierno de apoyar el deporte, ordenó liberar de impuestos a todos los torneos deportivos internacionales de cualquier orden en básquetbol, tenis, fútbol, natación y béisbol que se celebren en Colombia; los pasajes de los integrantes de delegaciones -técnicos, auxiliares y deportistas-, cuando viajen en gira deportiva; los pasajes de los deportistas contratados en el exterior, y la importación de implementos para el deporte.

En 1939, el gobierno introdujo modificaciones al decreto 2216 y reorganizó la 

Comisión Nacional de Educación Física, dándole totales facultades para regir los destinos del deporte en los establecimientos educativos.

El decreto 275 de febrero 7 de dicho año, ordenaba que la educación física debía ser obligatoria en todos los establecimientos del país, universidades, facultades, escuelas e institutos, tanto oficiales como privados; y los programas para el desarrollo de tales actividades serían elaborados por la Comisión Nacional de Educación Física y presentados a la aprobación del Ministerio de Educación, a más tardar en el mes de diciembre de cada año.

Por primera vez un gobierno se comprometía a adelantar un plan nacional para la educación física, según el listado de funciones que tenía la comisión:

«Proyectar y poner en práctica una plan racional de educación física, obligatorio en las escuelas de instrucción primaria y en los establecimientos de segunda enseñanza y universidades». Anales del Congreso

.La Comisión Nacional cumplía las otras funciones establecidas con anterioridad, pero contaba, a partir del decreto, con entidades seccionales en las divisiones político-administrativas, que ejecutaban todos los planes en su área correspondiente.

El decreto 1391 de julio 5 de 1939 modificó apartes del 2216, concretamente en lo relacionado con las condiciones exigidas a los clubes deportivos. El período de existencia anterior ya no era de un año sino de tres meses; los deportistas ya no debían tener 16 años como mínimo sino 14, y era obligatorio contar con una ficha médica de cada socio competidor, a más tardar el 31 de diciembre de ese año.

Los demás artículos del decreto modificaban ligeramente el texto de otros, y ajustaban los procedimientos para la celebración de torneos en todos los niveles. Al final, el gobierno reconocía a las asociaciones de atletismo, basquetbol, fútbol y tenis, como las únicas que llenaban todos los requisitos exigidos por el 2216, y por tanto quedaban exentas de la aplicabilidad del decreto 1391.

Bajo este marco de orden, se debían realizar los Quintos Juegos Atléticos Nacionales, en Bucaramanga, en 1941.

Próximo 16 de noviembre: Comienza una era, bajo la nueva legislación deportiva.

Artículos DE LA REVISTA relacionados

PATROCINADORES