Skip to content

Génesis 1. Hace 80 años, el deporte prueba su primera estructura

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Durante los años comprendidos entre 1928, cuando se celebraron los Primeros Juegos Nacionales, y 1941, el deporte colombiano avanzó, aunque lentamente, en su organización. En esta serie, que publicaremos durante las próximas ediciones de la Revista Olímpica Digital, celebraremos los 80 años del establecimiento de las bases del deporte colombiano, para su desarrollo posterior.

En los IV Juegos Nacionales Manizales 1936 comenzó un cambio que conduciría a la adopción de la primera estructura seria del deporte colombiano. La gráfica corresponde al estadio Palogrande, sede de la justa celebrada en la capital de Caldas.

Por Alberto Galvis Ramírez

Director Revista Olímpica y Secretario Academia Olímpica Colombiana

La organización de los V Juegos Atléticos Nacionales, celebrados en Bucaramanga, en 1941, permitieron activar una nueva dinámica en nuestro deporte, que sirvió para sembrar las bases, por lo menos teóricas, del posteriormente denominado “Deporte Asociado”.

La presencia de equipos santandereanos desde el nacimiento de los juegos, en 1928 en Cali; el comportamiento y la disciplina mostradas por sus deportistas durante las participaciones en las cuatro versiones anteriores; la tradición deportiva de Bucaramanga, que fue una de las primeras ciudades en acoger los deportes que se iban irradiando por todo el territorio de la nación, y el respaldo recibido por el gobierno a la aspiración fueron los argumentos que permitieron ganar la sede.

El año de 1927, en efecto, es considerado en Santander el del comienzo del deporte más o menos organizado de la región. En ese año fue fundada por el gobierno departamental, la Unión Deportiva, destinada a “fomentar la cultura física de la juventud, atender a la educación popular deportiva y levantar el entusiasmo y el interés por el conocimiento y práctica de todos los deportes, que tiendan al mejoramiento físico de los asociados”. Estatutos de la Unión Deportiva.

Y fue precisamente dicha Unión la encargada de realizar los Primeros Juegos de Santander, inaugurados el 18 de septiembre de 1927, en un improvisado estadio en el Llano de la Mutualidad -hoy barrio de San Francisco-, a los cuales asistieron deportistas de Bucaramanga y San Gil. En cuatro deportes se cumplieron las competencias, en pequeños y modestos escenarios, como el campo Virginia, fútbol y atletismo; el colegio San Pedro Claver, baloncesto, y el Tenis Club, para el deporte blanco. El más de un centenar de deportistas que asistieron a esos primeros juegos regionales fueron la base para la escogencia, un año después, del equipo que representó a Bucaramanga, en los Primeros Olímpicos Nacionales, celebradas en Cali, en 1928.

La década de los años 30 fue activa en materia deportiva en la región. Delegaciones de fútbol, atletismo, ciclismo y baloncesto, participaron por Santander en los segundos, terceros y cuartos juegos nacionales, sin lograr, a la luz de los resultados, actuaciones importantes. Las competencias se realizaban en pequeños escenarios, la mayoría de los colegios más prestantes de la ciudad. No existía un estadio decoroso que pudiera responder por unos Juegos Nacionales. Por eso, uno de los objetivos de los dirigentes que en 1936 llevaron a Manizales la candidatura de Bucaramanga para organizar los siguientes juegos, era imitar los ejemplos de las dos últimas ciudades que habían organizado este certamen, Barranquilla y Manizales, que quedaron dotadas de sendos estadios de categoría.

En mayo de 1937 se produjo el primer paso hacia la consecución de los dineros para la construcción del estadio de Bucaramanga. El diputado Julio César Galvis, presentó a la Asamblea de Santander, un proyecto de ordenanza, la número 20 del 31 de mayo de 1937, por medio de la cual la corporación aportaba $150.000 y cedía unos terrenos de 16 hectáreas, localizados en el nororiente de la ciudad, en donde funcionó el Ferrocarril Central del Norte y el primer aeropuerto de la ciudad, para la construcción del escenario. Posteriormente, la Ley 43 del Congreso de la República, aprobó otros $150.000 para el mismo destino.

El ingeniero Miguel Cardozo, encargado del diseño del estadio, también dibujó sobre planos, otras obras para ser distribuidas en el área destinada: cancha de baloncesto, diamante de béisbol, campo de marte, polígono de tiro, canchas de tenis, campos de entrenamiento de fútbol, baloncesto y amplios espacios para parqueaderos.

Las obras comenzaron en 1938 y aunque avanzaron  a buen ritmo, no pudieron ser terminadas en 1940, en especial el estadio, lo cual obligó a la postergación de los juegos, hasta el año de 1941.

El bautismo de los Bolivarianos

Mientras Bucaramanga veía nacer su unidad deportiva, una de las primeras de consideración del país, ocurrieron dos hechos que contribuyeron a la organización del deporte colombiano, por lo menos en el aspecto legal. Fueron ellos, los Primeros Juegos Bolivarianos, propuestos por el bogotano Alberto Nariño Cheyne, realizados en agosto de 1938, en Bogotá y la promulgación del decreto 2216 del 3 de diciembre de 1938, que ordenó dar nacimiento al “deporte asociado colombiano”.

En los bolivarianos se probaron los ligeros progresos de los deportistas criollos, resultado de los pocos torneos nacionales existentes y de los aún más escasos fogueos internacionales a que tenían acceso los mejores. A excepción de fútbol, atletismo, tenis y ciclismo, que realizaban intercambios y de algunos campeonatos nacionales, poca era la actividad de los deportistas de entonces, que se la pasaban probando en cuanta disciplina conocían, hasta quedarse con una o acabar sus años juveniles, dando palos de ciego.

En los bolivarianos, Colombia ganó 13 medallas de oro, 15 de plata y 14 de bronce y fue subcampeón en la general, después de Perú, que era potencia suramericana. Fueron campeones: Jorge Nova, quien se impuso en la media maratón, título que le mereció ser considerado el mejor deportista de los juegos; Cecilia Navarrete, triple ganadora, en 100 metros planos, lanzamiento del disco y el relevo de 4×100, con Adiela Jiménez, Cecilia Navarrete, Raquel Gómez y Berta Navia; Alberto Gómez Arenas, en ecuestres, prueba de tres días; Egidio Díaz y Roberto Urrea, en lucha olímpica; Enrique París, en tiro, prueba de carabina tres posiciones; Enrique Muñoz, en tiro, modalidad de pistola libre; Luis Augusto Sánchez, en ajedrez, y los equipos de baloncesto masculino y femenino y de polo acuático.

Eduardo Santos, como presidente de la República firmó el decreto 2216 del 3 de diciembre de 1938, que ordenó dar nacimiento al “deporte, que tuvo su primera gran prueba en los V Juegos Nacionales, en 1941. Foto: El Tiempo.

Colombia adopta legislación para el “Deporte Asociado”.

El segundo factor importante para nuestro deporte, sucedió el 3 de diciembre de 1938, cuando el Presidente de la República, Eduardo Santos, promulgó el decreto 2216, que pretendía organizar el deporte colombiano, bajo una compleja estructura que años después se conocería como “Deporte asociado”.

En realidad, el gobierno nacional copió casi textualmente un decreto similar promulgado por el gobierno del Uruguay, que a su vez lo había tomado de otras legislaciones más avanzadas y con más tiempo de experiencia en el deporte.

El Decreto 2216 decía en sus más importantes apartes:

“Artículo 1º. El deporte en Colombia estará regido por entidades nacionales que se denominarán ‘Asociaciones Colombianas’, por entidades seccionales que se denominarán ‘Ligas’, y por entidades municipales que se denominarán ‘Comités Deportivos’. Las entidades oficiales reconocidas, cuyos nombres no estén acordados con las denominaciones de que trata este artículo, tendrán un plazo de 30 días, a contar de la fecha de la publicación de este decreto en el Diario Oficial, para cumplir con tal requisito.

“Artículo 2º. Las asociaciones son entidades autónomas en cuanto  a la orientación y organización del deporte a su cargo, pero para los efectos oficiales, tendrán que cumplir y hacer cumplir a sus afiliados, con las disposiciones contenidas en el presente decreto.

«Artículo 3º. Las Asociaciones Deportivas Colombianas estarán formadas por las ligas departamentales, y estas a su vez, por los Comités Deportivos.

«Artículo 4o. En el país no podrá haber más de una asociación reconocida por el gobierno sobre un deporte determinado. Parágrafo 1o. Igualmente, en cada departamento, intendencia o comisaría, no podrá funcionar oficialmente sino una Liga por cada deporte. Parágrafo 2o. En los municipios funcionarán los Comités Deportivos, los que con las Ligas respectivas regirán y organizarán el deporte pertinente». Anales del Congreso

Hace 80 años, el estadio Alfonso López, de Bucaramanga, fue el escenario de los V Juegos Nacionales, en los cuales se puso en marcha la nueva estructura para nuestro deporte.

Reconocidas las primeras 16 asociaciones

El decreto terminó reconociendo dieciséis asociaciones nacionales, algunas surgidas de la nada, lo que significó un incremento superior al ciento por ciento, en relación con las siete entidades que dieron nacimiento al Comité Olímpico, en 1936.

Prosigue el decreto:

«Artículo 5o. Reconócense las siguientes asociaciones, creadas por la Comisión Nacional de Educación Física:

1. Asociación Colombiana de Ajedrez, con sede en Bogotá.

2. Asociación Colombiana de Atletismo, con sede en Bogotá.

3. Asociación Colombiana de Basquetbol, con sede en Ibagué‚ (femenino).

4. Asociación Colombiana de Basquetbol, con sede en Bogotá  (masculino).

5. Asociación Colombiana de Béisbol, con sede en Cartagena.

6. Asociación Colombiana de Boxeo y Lucha Libre, con sede en Santa Marta.

7. Asociación Colombiana de Ciclismo, con sede en Cali.

8. Asociación Colombiana de Deportes Ecuestres, con sede en Bogotá .

9. Asociación Colombiana de Esgrima, con sede en Bogotá .

10. Asociación Colombiana de Golf, con sede en Medellín.

11. Asociación Colombiana de Natación y Waterpolo, con sede en Cali.

12. Asociación Colombiana de Fútbol, con sede en Barranquilla.

13. Asociación Colombiana de Tenis, con sede en Medellín.

14. Asociación Colombiana de Polo, con sede en Bogotá.

15. Asociación Colombiana de Tiro, con sede en Bogotá.

16. Asociación Colombiana de Voleibol, con sede en Bogotá .

«Parágrafo: Concédanse treinta días de plazo, desde la publicación de este decreto en el Diario Oficial, a las asociaciones nombradas, para que cumplan los requisitos fijados en el presente Decreto, para su constitución» Anales del Congreso

Hacía dos años funcionaba en el país el Comité Olímpico Colombiano, reconocido por el Internacional, pero no aún por el gobierno colombiano; a pesar de que no es 

un requisito vital, sí es útil para las buenas relaciones entre mandatarios y dirigentes deportivos.

El decreto 2216 reconocía al COC existente:

«Artículo 6º. Para los efectos de las relaciones deportivas entre Colombia y los demás países, reconócese al Comité Olímpico Colombiano, las atribuciones que fije el Comité Olímpico Internacional a los Comités Olímpicos Nacionales debidamente reconocidos por la entidad.

«Artículo 7º. El Comité Olímpico Colombiano tendrá su sede en la capital de la República». Anales del Congreso

En los artículos siguientes, el gobierno señala que las sedes de las Asociaciones Nacionales serán fijadas por la Comisión de Educación Física, que a su vez podrá cambiarlas cuando lo crea conveniente. Fija también en las capitales de departamentos, intendencias y comisarías, los sitios de funcionamiento de las ligas de cada deporte.

El artículo 13º. se refiere a la prohibición de cualquier tipo de propaganda en las camisetas de los deportistas:

«Artículo 13o. Ninguna entidad deportiva de aficionados podrá usar nombres que sirvan para propagandas comerciales, políticas, religiosas o de cualquier carácter diferente del exclusivamente deportivo.

«Parágrafo: Se exceptúan los nombres de  colegios, entidades históricas o de personajes de prestigio nacional». Anales del Congreso

Próxima edición (martes 2 de noviembre de 2021): El COC define su misión y su estructura y brinda herramientas para el trabajo de sus asociaciones deportivas nacionales.

Artículos DE LA REVISTA relacionados

PATROCINADORES