Skip to content

Filosofía. En el juego de los tiempos, ¿un futuro incierto? (lll)

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Fabio Alfredo Navarro Pasquali

Filósofo de la Universidad Nacional, Abogado de la Universidad Libre de Colombia, Especialista en Filosofía del Derecho y Teoría Jurídica de la Universidad Libre, Magíster en Historia de la Pontificia Universidad Javeriana. Ha elaborado escritos y artículos como: Descartes y la Historia del EscepticismoDeuda Externa Latinoamericana y Un Nuevo Orden Económico internacionalAproximación al sistema judicial 1823-1830, Continuidades y Rupturas y Corte Suprema de Justicia en la República liberal, una Corte de Oro.

Todos los actos humanos y los propios que desencadene la naturaleza son el resultado de los principios que dimanan de la Ley de Origen o de la Madre, como denominan a su Ley fundamental los pueblos de la Sierra Nevada de Santa Marta, entendiéndose articulados en fino tejido de causalidades infinitas.

Introducción.

La responsabilidad con el ser colectivo es un imperativo que trasciende el aquí y el ahora, para instalarse en los fines y no en los medios del existir. No se trata, entonces, de asumir consideraciones que permitan justificar conductas que atiendan el bien individual en desmedro de la comunidad, sino de asumir la acción como ejercicio que se traza desde el individuo, pero facultado por consideraciones del bien común. 

Así entonces, actuar de manera tal que la conducta desplegada sea asimismo considerada como búsqueda del bien común, entendiendo por este no solo lo que a hoy beneficie, sino que permita sostener la vida en general, más allá de consideraciones parciales que no respondan a la protección de generaciones futuras y de la naturaleza.

Foto: Organización Gonawindúa Tayrona Pueblo Kággab.

La responsabilidad, como imperativo colectivo

Todos los actos humanos y los propios que desencadene la naturaleza son el resultado de los principios que dimanan de la Ley de Origen o de la Madre, como denominan a su Ley fundamental los pueblos de la Sierra Nevada de Santa Marta, entendiéndose articulados en fino tejido de causalidades infinitas.

“Develar los silencios de la naturaleza significa llevarla al escenario mismo de la historia social; cada avance en la ciencia debe operar como opción de vida a hoy y por siempre para los pueblos; no de otra forma puede pensarse el progreso de la humanidad. No es posible pensar en la evolución del ser humano y, en consecuencia, en una real construcción de su historia sobre el planeta, si la transformación de ese mundo natural no les permite a las grandes mayorías superar las míseras condiciones de existencia física, espiritual, cultural e intelectual.” (Navarro Pasquali, Revista Científica. Julio – Diciembre 2015)

Solidaridad, como respuesta

De lo así planteado surge como alternativa el ser solidario, como ejercicio de responsabilidad en los términos planteados. Así, la Corte Suprema de Justicia, en sentencia No 4360, del 4 de abril 4 2018, al resolver impugnación de sentencia de tutela interpuesta contra autoridades del orden nacional por un grupo de jóvenes que, preocupados por la grave deforestación de la selva amazónica, y tomando como razón del ejercicio tutelar los derechos de futuras generaciones incoan la acción protectora. Presenta La Corte Suprema el acápite de identificación de los recurrentes:

“2.1. Como primera medida se identifican como:

“[….] un grupo de veinticinco niños, niñas, adolescentes y jóvenes adultos [….] que viven en ciudades que hacen parte de la lista de ciudades de mayor riesgo por cambio climático. […] con una esperanza de vida de 78 años, en promedio (75 años para los hombres y 80 para las mujeres) motivo por el cual espera(n) desarrollar su vida adulta entre los años 2041 y 2070 y (su) vejez desde el año 2071, en adelante. En esos períodos de tiempo, según los escenarios de cambio climático presentados por el Ideam, se espera que la temperatura promedio en Colombia aumente 1.6º C y  2.14º C respectivamente”.

¿Es posible pensar por vía de experimentación que este grupo de niños, niñas, adolescentes y jóvenes adultos, acuden a los jueces supremos para ser escuchados y atendidas su angustia por el acaecer de los tiempos presentes y la vulneración del medio natural, como premisas de su petición de protección   de derechos, basada en la interpretación de los tiempos y la proyección de los mismos al período de su vejez?

¿No es acaso el mismo ejercicio de búsqueda de protección en función de la responsabilidad por la vida del ser colectivo, que se encuentra en la mirada de los hombres y mujeres de la Sierra Nevada o de otros pueblos ancestrales buscando el sentido de lo humano interpretado por los Mamos en el devenir de los tiempos y el previsto en la Ley de origen o de la Madre? 

Se desprende de lo resuelto por la Corte Suprema de Justicia la necesidad de posturas consecuentes, en términos de responsabilidad, puede afirmarse, asumiendo libertades de interpretación, la inscripción en la sentencia de tal valor ético como imperativo categórico, un deber ser que no depende ni debe depender de lineamientos ideológicos o de cualquier otra índole, sino que debe asumirse como propio, autónomo del ciudadano como consecuencia fundamento del ser colectivo.

“No obstante, paulatinamente ha venido creándose conciencia de la obligación de cambiar nuestros comportamientos. Hay surgimiento de movimientos favorables a una nueva ideología de sociedad, de sociedad “ecocéntrica antrópica”, que supere la desmedida ““homomensura[1] “autista” antropocéntrica; que tome en consideración al medio ambiente dentro del ideal de progreso y de la noción efectiva de desarrollo sostenible, para alcanzar “[…] un equilibrio entre el crecimiento económico, el bienestar social y la protección ambiental, bajo el entendido que las actuaciones presentes deben asegurar la posibilidad de aprovechamiento de los recursos en el porvenir (…)”[2]. (Corte Suprema de Justicia. STC 4360. 2018. Mag Ponente. Luís Armando Tolosa Villabona.)

La responsabilidad que se desprende como  imperativo surge en el escenario de la citada sentencia, como alternativa de rigurosa aceptación, dados los estrechos vínculos que la atan con el ejercicio de la vida a hoy y a futuro. El presente, entendido como premisa vital de generaciones posteriores y la garantía en el ejercicio de los demás derechos fundamentales que les asistirán.

Foto: caracoltv.brightspotcdn

Es claro para la alta Corte de la Justicia de Colombia, que tal degradación del medio natural, en particular la Amazonía, hace imposible garantizar la protección de la institucionalidad y sus distintas manifestaciones, entre ellas la familia, el ordenamiento social y el mismo Estado. 

No concibe, y así lo expresa la sentencia, que la falta de responsabilidad en el manejo de tales recursos lleve a extremos que pongan en peligro la existencia de futuras generaciones ante la imposibilidad de garantizar las condiciones de vida. Se entiende que tales afirmaciones provenientes de la Corte Suprema trascienden el ámbito de lo peticionado en favor de los derechos fundamentales de los nacionales, para constituirse en llamado de atención, imperativo categórico, que trasciende las fronteras, para la generación de formas económicas solidario–asociativa como alternativa eficaz de subsistencia y protección de recursos, dado el deterioro de esa región planetaria que es el Amazonas.   

Bibliografía

Navarro Pasquali, F. A. (Revista Científica, julio-diciembre 2015). De la línea negra de los cuatro pueblos y otras tantas cosmogonías al precedente constitucional. Revista Científica.Volumen 20 Nro 2, 13 – 31.

Corte Suprema de Justicia. STC 4360. 2018. Mag Ponente. Luis Armando Tolosa Villabona, Tutela Amazonía (Corte Suprema de Justicia).


[1] PROTÁGORAS DE ABDERA: “El hombre es la medida de todas las cosas, de las que existen en cuanto existen y de las que no son en cuanto no son”. CALVO T. “De los Sofistas a Platón. Política y Pensamiento”. Madrid: Cincel. 1986. Citación Corte Suprema de Justicia

[2] Corte Constitucional, sentencia C-389 de 2016. Citación Corte Suprema de Justicia.

Artículos DE LA REVISTA relacionados

PATROCINADORES