Skip to content

Bodas de Oro. Cochise, primer campeón mundial individual

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El 27 de agosto de 1971, el antioqueño Martín Cochise Rodríguez ganó para Colombia el primer título mundial individual de un colombiano, al imponerse en la final de los 4.000 metros persecución individual, en el Mundial celebrado en Varesse, Italia.

En 1970, el más destacado deportista colombiano de la década, el antioqueño Martín Emilio Cochise Rodríguez había superado la marca mundial aficionada de la hora, en Ciudad de México.

Un año después, el mismo atleta logó el que históricamente es considerado el primer título mundial individual de un colombiano, al ganar los 4.000 metros persecución individual.

Foto: El Tiempo.

El hecho ocurrió el 25 de agosto de 1971, hace exactamente 50 años,  después de varios intentos realizados de Cochise, desde 1966, cuando empezó a figurar entre los cinco mejores “cuatromileros” del mundo.

El sueño de ser campeón mundial inquietaba a Cochise desde hacía seis años, cuando entendió que podría lograrlo, al ser cuarto en el torneo cumplido en San Sebastián, España. Cochise viajó a Varesse acompañado por Luis H. Díaz, Jorge Hernández y José Ramón Garcés, con quienes había ganado el título panamericano de la persecución por equipos hacía pocos meses, en los Juegos Panamericanos celebrados en Cali; mientras tanto, Alvaro Pachón Morales, Miguel Samacá, Rafael Niño y Jaime Galeano se desplazaban a la población suiza de Mendrisio, distante 40 kilómetros de Varesse, para participar en las dos pruebas de ruta, también del mundial de ciclismo.

La gran noche

El 25 de agosto, Cochise establece el mejor tiempo en los cuartos de final, con 4.54.45, al vencer en la primera serie al soviético Victor Bikov. El rival que le correpondería en la final, el suizo Joseph Fush, estableció el cuarto registro, con 4.54.62.

En las semifinales, Cochise derrotó al polaco Jerzy Glowacki, mientras Fush batía al italiano Giacomo Bazzan.

El 27 de agosto de 1971 fue el día cumbre. Cochise enfrentó en la final al suizo Joseph Fush, quien quería evitar que la corona se le fuera a su país, y lo derrotó ampliamente, por casi media pista del velódromo Luigi Ganna, con un registro de 4.53.78, el mejor de la temporada en la distancia.

Casi a los treinta años, Cochise Rodríguez consiguió su máxima conquista, la que le había sido esquiva y parecía condenarlo a la eterna frustración.

Diploma que acredita a Cochise Rodríguez, como campeón mundial de los 4.000 metros persecución individual. Foto: revistamundociclistico.com

«Una especie de Eddy Merckx»

En la cima de su carrera deportiva, el colombiano recibió elogios de los más importantes comentaristas de ciclismo de Europa y del mundo, quienes no se explicaban cómo no había llegado más lejos, e inclusive alcanzado la fama del belga Eddy Merckx.

«No me explico cómo se ha perdido tanto tiempo con Cochise… Si hubiera venido a correr en Europa hace cinco años, podría advertir que este ciclista sería hoy en día una especie de Eddy Merckx. Como todos saben en Colombia y en América Latina, es un verdadero ídolo de los aficionados del Viejo Continente». Rino  Negri, Gazzeta dello Sport, 29 de agosto de 1971.

Su futuro: Los Olímpicos de Munich

Otro medio europeo señalaba que el futuro era «incierto» y que debería pensar en los Olímpicos de Munich como siguiente paso:

«El famoso campeón colombiano Martín Cochise Rodríguez, ha conservado la condición psíquica después de los Juegos Panamericanos, en los cuales ganó, para imponerse con mucho lujo en las competencias de la persecución individual. Su grande valor como persecutor, le otorga el mejor tiempo de esta temporada, y una marca que puede perdurar en esta dilatada pista. Su futuro, que parece incierto, debe acometer la próxima Olimpíada, ya que en ella, por el poco tiempo que resta, se le daría nuevamente como el gran favorito después de la debacle de muchos hombres que, por lógica, lo debían haber precedido, como el caso del francés Darmet, el italiano Tonelli, el checo Purzla y el ruso Bikov, a quienes Rodríguez venció fácilmente». Dauphine, de Francia, 29 de agosto de 1971.

«No mostró lo que tiene»

Para otros especialistas, Cochise se quedó corto en los 4.000 metros, y debió haber establecido un tiempo inferior a los 4.50:

«Si Cochise hubiera mostrado toda esa gama de actitudes fieras de sioux que planteó en las eliminatorias, a esta hora podríamos contabilizar un tiempo abajo de 4.50 en la final. Porque su cuido excesivo en la semifinal, le reportó el llegar muy fresco, tranquilo y decidido ante Fush (una real y sonora conquista de Plattner. Hay que considerar que Fush era rutero, buen trabajador y vencedor de una etapa en la pasada Vuelta del Porvenir).

«Pueden estar muy tranquilos Cochise, Costa (técnico del colombiano), y Plattner (técnico de Suiza y de Fush), por lo conquistado aquí, ya que les reporta no sólo el tenerlos en cuenta para Munich, sino los más preciados elogios por su accionar, fuera de que son dos declarados ruteros, como se sabe». L’Equipe, de Francia, 29 de agosto de 1971.

«El Pelé de la bicicleta»

El Pelé Suramericano de la Cicla, lo bautizó otro medio de información europeo, mientras se congratulaba por la felicidad que su título había causado en Colombia:

«Quisimos dialogar con Cochise en otro idioma distinto al español, pero no fue posible. Un periodista colombiano que venía en el equipo, habla en términos casi increíbles de lo que representa este hombre, recién casado, para su país. Tanto que nos quedamos perplejos y convencidos de que su triunfo por fin va a evitar el pesar de todos los colombianos.

«Este Pelé Suramericano de la Cicla, tan buen representante como el Rey del Fútbol, valió el gran éxito de su país en estos mundiales. Ha logrado la camisilla arco del cielo (arco iris), con un sacrificio que incluyó el abandono de su madre, de una joven esposa, y hasta de sus peculiares comidas.

«Dicen muchos aquí que Cochise es rico, que vive de sus rentas, pero con la ayuda de un intérprete, Cochise responde: `Lo único que tengo es un coche, una casa sin pagar, y trofeos y medallas de todos los colores y países, además del cariño de mi madre, mi esposa y 20 millones de colombianos. Nada más. Es una mentira que tenga rentas'». Le Soir, de Francia, 29 de agosto de 1971.

Artículos DE LA REVISTA relacionados

PATROCINADORES