Skip to content

Arte. Breviario sobre las mascotas olímpicas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Mg. Eduardo Antonio Pérez Restrepo

Miembro de Número de la Academia Olímpica Colombiana y miembro del Comité Colombiano Pierre de Coubertin.

Introducción 

El Movimiento Olímpico Internacional, gracias a los valiosos aportes del Barón Pierre de Coubertin, fue dotado de una serie de símbolos y ritos que le identifican a nivel mundial y que unen a todos aquellos que le apoyan en el mundo, emblemas que llegan incluso a configurarle “como una religión laica” (Durántez, 1994, p. 51; Durántez, 1995, p. 48; Durántez, 2004, p. 20-21; Durántez, 2012, p. 46-47; Durántez, 2013, p. 41).

Estos emblemas y sus correspondientes protocolos guardaron tal relevancia, que incluso Coubertin comentaba que “el capítulo de las ceremonias, es uno de los más importantes a precisar. Es por estas, sobre todo, que la olimpiada debe de distinguirse de una simple serie de campeonatos mundiales. Ella comporta una solemnidad y un ceremonial”.

Los elementos a los que se hace referencia son: el emblema olímpico (los anillos), la bandera olímpica, el lema olímpico, el lema de competición, el juramento olímpico, la antorcha y el fuego olímpico, el himno olímpico, las medallas, los poco nombrados diplomas olímpicos y, por último, las mascotas olímpicas. El propósito de este artículo, radica en la difusión de la información necesaria para la comprensión del papel de las mascotas olímpicas como símbolo, haciendo énfasis en esta primera parte en las que fueron diseñadas para los Juegos Olímpicos de Verano.

Algunas generalidades sobre las mascotas olímpicas

Las mascotas, como parte de las representaciones simbólicas propias del Olimpismo Moderno,  constituyéndose como una forma mediante la cual la ciudad sede expone parte de su idiosincrasia y alcanza mayores niveles de rentabilidad comercial (Pérez y Pérez, 2021; Pérez, Pérez y Londoño, 2021).

Esta expresión de la cultura y la tradición local, basada en las mascotas dispuestas para los campeonatos mundiales de fútbol hace parte de estas justas desde los Juegos Olímpicos de Invierno celebrados en Grenoble en 1968[1].

Algunos de los objetivos puntuales de las mascotas olímpicas y su impacto social y económico son relatados por Gavala, en una de sus más recientes investigaciones. En este sentido plantea que las mascotas:

“Son, sin duda, uno de los nuevos símbolos del Olimpismo, muchos expertos comentan que estas ayudan a acercar la celebración de los Juegos Olímpicos al público más joven; según, tampoco pasa desapercibido el hecho que es una fuente sin precedentes, en las que obtener suculentos beneficios gracias a la venta de réplicas de la mascota a través del comercio que se genera alrededor de esta magna cita deportiva” (2015).

La anterior afirmación evidencia que los mayores intereses derivados de la creación de las mascotas olímpicas están centrados en cautivar a la población infantil y juvenil, captar importantes recursos financieros a través del mercadeo de la imagen publicitaria y generar un recuerdo ameno y perdurable en la población adepta a los Juegos Olímpicos. 

Las mascotas de los Juegos Olímpicos de Verano

Para mayor ilustración sobre este bello símbolo, se exponen a continuación las mascotas que han sido parte del más grande evento deportivo de la humanidad[2], en su versión de verano, así:

Waldi, Munich 1972

Múnich 1972 – Waldi. Representa un perro salchicha (Dachshund) proveniente de la región de Baviera. Su cuerpo tenía forma alargada y su color azul predominante estaba acompañado con rayas verticales en tonos amarillos, naranjas y verdes.

Esta mascota representa los atributos de tenacidad, resistencia y agilidad, propias de los grandes deportistas.

Su proceso de elección se hizo mediante un concurso público donde resultó vencedor el diseñador Otl Aicher.

Misha.

Moscú 1980 – “Misha”. Su nombre real y extenso es Mikhail Potapych Troptygin). Es un simpático y tierno oso, símbolo histórico de la antigua Unión Soviética.

La elección de este animal como distintivo nacional fue realizada mediante consulta popular a 40.000 personas, hecho que llevó a la designación del ilustrador y artista ruso Victor Chizhikov, como encargado del diseño final.

Fue una mascota bastante innovadora y con gran trascendencia social, motivo por el cual fue parte de miles de objetos conmemorativos, constituyó un sello postal, e incluso un ejemplar hecho en peluche viajó al espacio en compañía de cosmonautas soviéticos.

Sam.

Los Ángeles 1984 – Sam. Simpático símbolo creado por Robert Moore, en asocio con la productora Walt Disney

La especie escogida, el águila calva, constituye un símbolo nacional de los Estados Unidos. Su nombre “Sam” está asociado con el símbolo del “Tío Sam”, imagen que personifica a la gran nación estadounidense.

La postura y colores elegidos están relacionados directamente con otros dos emblemas de esta nación, la famosa “Estatua de la Libertad” ubicada en Nueva York  y con su lábaro nacional.  

Hodori.

Seúl 1988 – Hodori. Esta mascota representa un tigre siberiano, animal común dentro de las leyendas coreanas, apareciendo como un aliado del hombre. Fue diseñada por Kim Hyun, y su escogencia hizo parte de un concurso público orquestado por el Comité Olímpico Coreano, donde se presentaron 2.295 propuestas diferentes.

La sílaba “Ho”, procede de la palabra coreana que designa tigre y “Dori” es un típico diminutivo masculino para referirse a los niños. Otros rasgos de esta mascota fue la presencia de un sombrero llamado “sangmo”, propio del folclor coreano, terminado con un cordón en tela que cae sobre su espalda y que lleva la forma de la letra “S”, simbolizando a Seúl. Por último, Hodori llevaba los aros olímpicos en su cuello, a manera de collar.

Cobi.

Barcelona 1992 – Cobi. Mascota basada en el perro ovejero catalán, transformado finalmente en un perro cubista humanizado. El lenguaje corporal expuesto en el diseño de esta figura olímpica facilitó que fuese símbolo de cercanía, acogimiento y amistad.

El nombre “Cobi” esta derivado del Comité Organizador de la Olimpiada de  Barcelona (con su sigla COOB).

Su particular diseño fue creado por el ilustrador Javier Mariscal, pero su gran diferencia con las mascotas anteriores generó polémicas y rechazos en la población. A pesar de ello, diversas megaempresas patrocinadoras (Una de ellas fue Coca-Cola) la tomaron como su imagen publicitaria, acción que potenció su acogida y le convirtió en la mascota más rentable y famosa en la historia de los Juegos Olímpicos modernos. Curiosamente, fue tal el impacto mediático de Cobi que incluso llegó a tener su propia serie animada “The Cobi Troupe”, emitida en gran cantidad de países alrededor del mundo.

Izzi.

Atlanta 1996 – Izzy. Fue la primera mascota diseñada por animación computarizada y la primera en romper la tradición de emplear animales como modelo para la elaboración del símbolo.

Su nombre está basado en la abreviación del término en lengua inglesa “What is it” (en español ¿Qué es eso?) convertido para esta ocasión en “Whatizit”. Este calificativo o seudónimo fue otorgado precisamente por la imprecisión sobre el tipo de animal o el tipo de figura que representaba esta mascota.

El cuerpo de Izzy es de color azul y tanto sus orejas como su cola llevan como adorno los diferentes aros olímpicos.

El proceso de selección de esta mascota fue mediante concurso entre 20 empresas especializadas en diseño gráfico. La historia promovida por sus creadores, para justificar su curiosa figura, está enfocada en que en una ciudad ubicada dentro de la llama olímpica existía un niño que deseaba participar de los Juegos, motivo por el cual usó los poderes que le otorgaban los anillos ubicados en su cuerpo para transformarse en un hábil deportista y poder así participar.

Fue tal el nivel de críticas que tuvo esta mascota que incluso fue excluida de la ceremonia inaugural.

Olly, Millie y Syd.

Sídney 2000 – Olly, Millie y Syd. Mascotas inspiradas en la particular y única riqueza animal australiana. El diseño de estas mascotas estuvo a cargo de Matthew Hatton. Son un total de tres mascotas, cuyas características enunciamos a continuación:

Olly: Imita a un kookaburra, ave típica de Australia, la cual posee plumas bastante llamativas. Su nombre está asociado a la palabra “Olimpiada” y representa la amistad, el intercambio, la variedad de culturas, el compañerismo y el espíritu olímpico.

Atenea y Febo.

Atenas 2004 – Atenea y Febo (Athenà y Phèvos). Diseño a cargo del ilustrador Syros Gogos. Estas mascotas estuvieron inspiradas en la cultura griega antigua; su forma se asemeja a las muñecas usadas en la antigüedad y la elección de sus nombres está relacionada con los dioses griegos Apolo (dios del sol y la música) y su hermana Atenea (diosa de la guerra y la sabiduría).

Atenea y Febo simbolizan los valores del Olimpismo, el juego limpio (fair-play) y la unión de la humanidad.

Lastimosamente, estas mascotas resultaron poco atractivas para los participantes, motivo por el cual se registraron bajas ventas de estas e incluso los deportistas se tomaron pocas fotografías con ellos.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 550px-Fuwa.svg-1.png
Beibei, Jingjing, Huanhuan, Yingying y Nini
Beijing 2008 - Beibei, Jingjing, Huanhuan, Yingying y Nini. Grupo quíntuple de mascotas lanzado oficialmente el día 11 de noviembre de 2005. El grupo de las cinco mascotas se llama Fuwa.
Este grupo de mascotas representan a cuatro de los animales más populares de China; el pez, el panda, el antílope tibetano y la golondrina, especies que junto con la llama olímpica llevaron un mensaje de amistad, paz y buenos deseos a los niños de todo el mundo. 
Beibei simboliza a los peces y el agua, elementos particulares de la tradición y cultura china. Este representa a la prosperidad y su color está vinculado con el aro olímpico azul. 
Jingjing está representado como un oso panda, animal bastante simbólico para esta cultura. Este encarna la felicidad y la conservación de la naturaleza para todas las generaciones actuales y venideras. Su color está asociado con el aro olímpico negro.
Huanhuan es el símbolo del fuego olímpico y la pasión del deporte. Este personifica el espíritu olímpico y el lema “Citius, Altius, Fortius”.  El color que le caracteriza está vinculado con el aro olímpico rojo. 
Yingving es un antílope que representa al territorio chino y promueve el deseo de buena salud para la humanidad. Su color está asociado con el aro olímpico amarillo.
Nini es una golondrina que encarna el espíritu de la alegría emanado por los niños cuando elevan sus cometas en tiempos de verano y primavera. Esta mascota representa al aro olímpico verde.
videntemente, cada uno de los “Fuwa” simboliza uno de los elementos de la naturaleza (Tierra, aire, fuego y agua). Esta múltiple mascota tiene un nombre compuesto por dos sílabas, las cuales al unirse crean la frase “Bei Jing Huan Ying Ni”, la cual traduce “Bienvenidos a Beijing”. Esta configuración quíntuple de mascotas logró un gran record en marketing.

Wenlock.

Londres 2012 – Wenlock. Diseño realizado por la empresa Iris Design. Wenlock está inspirado en la ciudad de Much Wenlock, situada en el condado en Shropshire (Inglaterra), sitio donde existió una Sociedad Olímpica, dirigida por William Penny Brookes, que albergó los Juegos Olímpicos de Wenlock en 1858, como parte de los intentos restauradores del olimpismo moderno.

Otras características de Wenlock son que su color proviene de la mezcla de los tres metales de las medallas, además en su pecho porta el logotipo de los Juegos y en su cabeza hay una luz amarilla (propia de los taxis londinenses) con tres ráfagas (relacionadas con los tres lugares del podio y las tres ocasiones que Londres ha sido sede de la máxima fiesta del deporte).

La historia construida para este símbolo cuenta que Wenlock nació de las últimas gotas del acero sobrante de la construcción de la última viga del estadio olímpico. Esta mascota posee cinco brazaletes de la amistad en sus muñecas, con cada uno de los colores de los aros olímpicos.

Vinicius.
  • Rio de Janeiro 2016 – Vinícius. Diseñada por la agencia Birdo Producoes. Según ellos, el diseño de esta mascota es la mezcla de elementos derivados de la cultura pop, algunos personajes de los videojuegos y otros personajes animados. La historia creada para su surgimiento cuenta que Vinícius nació como resultado de la alegría del pueblo brasileño y de la energía natural que se generó el día 2 de octubre de 2009, fecha en la cual Rio de Janeiro fue elegida como sede olímpica.

Vinícius representa a las distintas especies animales encontradas en Brasil. Este combina la agilidad de los gatos, el balanceo de los monos y la gracia de las aves. Puede estirar sus brazos y sus piernas tanto como quiera. Esto le permite saltar más alto, correr más rápido y ser más fuerte. Pero sólo usa sus poderes para el bien y se enoja si alguien sugiere que los utiliza para ganar una competición deportiva. Tiene un sentido del olfato muy agudo, un espíritu para la aventura y poderes asombrosos para escuchar, lo que le permite encontrar a sus alegres seguidores. Practica todos los deportes olímpicos y está hiper-conectado con sus amigos y amigas de todo el mundo. El nombre fue elegido mediante votación popular a través de la página web de los Juegos, siendo elegido como un homenaje póstumo a Vinícius de Moraes, uno de los artistas y compositores más populares de Brasil, precursor de la “Bossa Nova” y compositor, junto a Tom Jobim, de la canción “la chica de Ipanema”.

Miraitowa
  • Tokio 2020 (2021) – Miraitowa. Figura antropomórfica con cuadros ajedrezados en colores azul y blanco, creada por Ryo Taniguchi.

Su nombre mezcla las palabras “Mirai”, que significa futuro, y “Towa”, que traduce eternidad.


[1] Según Pérez, Pérez y Londoño, en los Juegos Olímpicos de México en 1968 se utilizó un jaguar rojo llamado “Chac-Mool”, como imagen identitaria del evento, pero no fue usada de forma oficial, razón por la cual no aparece dentro de los registros del Comité Olímpico Internacional (2021).

[2] La información contenida en este apartado del artículo es una adaptación extraída de diversas fuentes como Maule (2000, p. 27); Durántez, (2004, p. 102, 129); Gutiérrez, (2008, p. 128, 158); Zhixian, (2008, p. 180); Durántez (2008, p. 330); Romero Sedano (2012, p. 112-113); Durántez (2012, p. 322, 338); Grupo de Estudio Kinesis (2013, p. 35); Durántez (2015, p. 251); Grelon, (2016); Comité Olímpico Argentino y Buenos Aires Ciudad (2016, p. 27); Pacheco, Hernández y Águila (2018); Pérez y Pérez (2021) y Pérez, Pérez y Londoño (2021).

Artículos DE LA REVISTA relacionados

PATROCINADORES