Skip to content

Amenazas. Xenofobia y racismo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Como continuación de la serie de amenazas y flagelos del deporte moderno abordamos los temas de xenofobia y racismo, que siguen azotando al mundo del deporte, y contra los cuales luchan las autoridades del Comité Olímpico Internacional. 

Foto: Semana.

El deporte es una actividad que abre las puertas a todos los ciudadanos del mundo. Confluyen en él, todas las razas y todos los países del mundo, como sucede en los Juegos Olímpicos, en los que participan absolutamente todos ellos. Incluso compite en los Juegos un equipo de refugiados, para lograr la universalidad que pretenden estos Juegos.

En ese sentido, conceptos como la xenofobia y el racismo no tienen cabida en la actividad deportiva. 

Por una parte, la xenofobia, es decir el rechazo, el odio o la hostilidad hacia los extranjeros o hacia las cosas extranjeras, y por la otra, el racismo, ideología que defiende la superioridad de una raza frente a las demás y la necesidad de mantenerla aislada o separada del resto dentro de una comunidad o un país, son enfoques a los que el deporte se opone definitivamente y con todo vigor.

La xenofobia rechaza a quien viene de un país extranjero, independientemente de su raza, mientras que el racismo fundamenta la discriminación con base en la raza, con independencia que los individuos objeto de la discriminación sean originarios del mismo país.

La xenofobia y el racismo son conceptos diferentes que, no obstante, se manifiestan de maneras similares en el rechazo, la hostilidad y las actitudes discriminatorias hacia quien es diferente. 

El deporte, por el contrario, defiende, no solo una postura de igualdad, sino que va más allá, al propiciar la convivencia y la amistad. 

Los grandes héroes olímpicos, e incluso los medallistas olímpicos colombianos, son una feliz mezcla de razas y de orígenes diversos, unidos a través del deporte. 

Foto: Heraldo de Aragón.

Artículos DE LA REVISTA relacionados

PATROCINADORES