Skip to content

Amenazas III. La violencia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Apreciado atleta: la tercera amenaza del deporte que te queremos compartir, para que tu vida transcurra dentro de los valores y principios del olimpismo es la violencia. Lee con atención los siguientes párrafos y acude a tu inteligencia y equilibrio, para evitar caer en ella. 

Foto: Mejor con salud.

El deporte debe generar lazos de amistad, en general, entre los ciudadanos del mundo, no solo entre los atletas. 

El valor propuesto debe superar barreras de género, raza, religión, condición económica o política, y lograr niveles de convivencia y tolerancia, como los que son posibles en las villas olímpicas de los Juegos Olímpicos, en las que conviven y comparten pacíficamente atletas de todos los países del mundo.

Opuesta a este postulado está la violencia, que aparece, tanto dentro como fuera de los escenarios deportivos, violencia que surge básicamente de la necesidad de obtener resultados, a costa, incluso, del juego limpio que caracteriza y fundamenta la competencia deportiva. 

La presión por obtener esos resultados se ve potenciada, en ocasiones, por las condiciones de los escenarios deportivos, la importancia de la competencia y la ausencia de medidas de prevención y control del público.

Factores como la actuación inadecuada de los jueces y árbitros, la exacerbación producida por los medios de comunicación y las celebraciones desproporcionadas de la victoria o la venganza por la derrota suelen ser agentes catalizadores.

El deporte es un instrumento de desarrollo social, en el que se expresan los valores de una sociedad, por lo que cualquier acto violento tiene repercusión en la comunidad que lo practica o lo celebra. 

Esta violencia, entendida como la intención de hacer daño a personas u objetos relacionados con las competencias deportivas, no solo es física, sino también psíquica y moral.

Debemos tener siempre en cuenta, que nada justifica un acto de violencia. Ni en la derrota, frente a la que se debe actuar con aceptación, ni en la victoria, que debe ser gallarda y respetuosa del rival. Ganar y perder son competencias con las que el deporte prepara para la vida.

Próxima edición: la corrupción.

Artículos DE LA REVISTA relacionados

PATROCINADORES