Skip to content

Amenazas. Comercialización excesiva y altos costos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Para terminar la serie de amenazas y flagelos del deporte moderno abordamos dos temas que pueden ser armas de doble filo, contra las cuales luchan las autoridades del Comité Olímpico Internacional. 

Foto: Pikits.

Este flagelo se refiere a atletas con uniformes y otros implementos deportivos que pudieran ser vallas publicitarias; escenarios invadidos de avisos y de publicidad que, incluso, dificultan apreciar la competencia deportiva, y exigencias que atentan contra la individualidad del atleta, por parte de patrocinadores y gobiernos. 

Vivimos un deporte con una utilización excesiva de los atletas y de sus competencias, con fines comerciales.

Los altos costos de organización de eventos deportivos, comenzando por los mismos Juegos Olímpicos, en los que se destinan inmensas cantidades de recursos en la construcción de escenarios deportivos, que luego se vuelven difíciles de mantener y administrar, son factores que amenazan, no solo la misma continuidad de la competencia deportiva, sino que le restan protagonismo a lo que realmente debe conservar la prioridad, es decir, a la competencia deportiva y al atleta, como su principal protagonista.

El atleta debe preservar su papel de competidor, sin otorgarlo a los intereses comerciales que rodean la competencia deportiva. Su individualidad, su derecho a decidir sobre su imagen y sus logros, su privacidad y su vida personal deben ser respetados, sin concesiones de ninguna clase.

Por eso, desde la Revista Olímpica del COC, luego de compartir con la comunidad del deporte todas estas amenazas que existen y con el ánimo de fortalecer los valores y principios, invitamos a todos a mantener el espíritu olímpico muy en alto.

Artículos DE LA REVISTA relacionados

PATROCINADORES